"Las piernas y los brazos se hinchan y se deforman", precisó el experto en Linfología José Luis Ciucci. 


Florencia Kirchner, la hija de la ex presidenta y actual senadora Cristina Fernández de Kirchner, tiene una enfermedad llamada linfedema, que significa la “acumulación de líquido linfático en las piernas”.

Un linfedema es una enfermedad en el que las piernas y los brazos se hinchan y se deforman“, explicó a Clarín el experto en Linfología José Luis Ciucci. Por ese motivo, Florencia no puede regresar a la Argentina desde Cuba, donde es atendida por especialistas.

“Cuando se habla de circulación de retorno siempre se piensa en la sangre que vuelve al corazón, pero existe otra que lleva proteínas de alto peso molecular, que circulan por el sistema linfático hacia la sangre. Cuando por alguna razón esa circulación se tapa, se produce la enfermedad que se llama linfedema, que es entonces cuando las extremidades se empiezan a ensanchar“, precisó Ciucci.

Florencia Kirchner (Foto: Facebook)

“Se puede generar por dos motivos, el primero es básicamente cuando la persona ya nace con menor cantidad de vasos y o ganglios linfáticos. El segundo es provocado con más frecuencia por la extirpación o el daño de los ganglios linfáticos luego de una cirugía, radioterapia, un accidente o como parte del tratamiento oncológico. Muchas veces ocurre post-tratamiento de cáncer de mama”, explicó el profesional.

Entonces, la obstrucción impide que la linfa drene bien, lo que provoca que el líquido acumulado cause hinchazón. Esto genera una sensación pesadez o rigidez, menos movimiento de las piernas o los brazos, molestia constante, infecciones y endurecimiento y engrosamiento de la piel (fibrosis). A veces eso deriva en elefantiasis, que es cuando las extremidades se deforman de manera notable.

Cristina y Florencia Kirchner (Foto: Web)

Es cierto que el paciente no puede mantenerse mucho tiempo de pie ni tampoco estar sentado. Aunque eso ocurre cuando la enfermedad ya está más avanzada. El estrés puede complicar la situación, lo mismo que un viaje en avión o el calor sofocante, pero de ninguna manera lo genera”, señaló el doctor Ciucci, Presidente de Honor en la Sociedad Argentina de Flebología y Linfología (SAFyL).

“Existen varias formas de tratar esta patología. Las más comunes son tres: tratamiento kinesiológico, fisio terapéutico, terapia compresiva y cuando es necesario tratamiento antibiótico, dependiendo del paciente y el grado de avanzado que tenga la enfermedad”, apuntó el especialista.






Comentarios