El jefe de Estado lleva bajo el brazo la promoción de Vaca Muerta y de las reservas de litio que tiene la Argentina.


En medio de la crisis económica el Gobierno decidió a apostar a que la Argentina potencie sus exportaciones a la India, un país que se proyecta como la segunda economía mundial para 2030 con 1.350 millones de consumidores.

El presidente Mauricio Macri relanzó con el primer ministro indio Shri Narendra Modi las relaciones bilaterales que supo iniciar Juan Domingo Perón en febrero de 1949. El acuerdo contempla 30 puntos, algunos de largo plazo y otros de cooperación inmediata.

El objetivo central de la gestión Cambiemos es convertir desde ahora, sobre la base de una estrecha cooperación, a la relación bilateral en una “asociación estratégica”, informó el Gobierno argentino.

El entendimiento es amplio: va desde la cooperación en materia de Defensa hasta el desarrollo de tecnología satelital y de energía nuclear. La empresa argentina INVAP está construyendo en la ciudad india de Mumbai una planta de molibdeno que será finalizada en 2020.

El jefe de Estado argentino hizo un pedido para que las empresas del gigante asiático apuesten por la Argentina. Macri enfrenta un derrotero complicado: desde 2016 la Inversión Extranjera Directa no remonta más allá de los 11.000 millones de dólares anuales.

“Tenemos grandes oportunidades en la agroindustria, los servicios, el conocimiento y las energías no convencionales y renovables”, instó Macri en medio de la gira que lo llevará también a Vietnam, un mercado que sondeó sin éxito el kirchnerismo en 2013.

El jefe de Estado lleva bajo el brazo la promoción de Vaca Muerta y de las reservas de litio que tiene la Argentina. “Esto abre una oportunidad única para el intercambio”, dijo ayer el mandatario.

El Presidente expuso en la apertura del Foro de Negocios Argentina-India, que convocó a altos ejecutivos de las más importantes empresas de ese país y a alrededor de un centenar de empresarios argentinos, en su mayoría representantes de pymes.

También apostó a que surja una complementariedad en materia de turismo, contenidos de radiodifusión para promocionar ambos países; elaboración de productos farmacéuticos; y misiones científicas en la Antártida.

En paralelo a captar inversiones, el objetivo central del Gobierno es potenciar el comercio. La Argentina registró un superávit de US$714 millones de dólares con la India en 2018 y de 1.465 millones de dólares con Vietnam.

La estrategia definida por la Cancillería a la hora de armar la lista de empresarios invitados que se sumaron a la gira es la diversificación de la oferta de productos, que en la actualidad está limita casi exclusivamente a derivados de soja.

Con la India se trazó además un plan de trabajo sobre cooperación sobre agricultura, para generar avances en materia se siembra directa e investigación en el desarrollo de tecnologías productivas innovadoras.

Con impacto casi inmediato, se firmó el protocolo sanitario que permitirá que Argentina comience a exportar limones, huevos y productos derivados ya desde este año, con volúmenes que despiertan expectativas para estos sectores.

Daniel Salomón, CEO de “Comprando en Grupo” (una asociación de más de 500 ferreterías, de las cuales más de treinta son cordobesas) explicó que se hicieron “contactos” con fábricas de máquinas y herramientas, elementos de camping y pesca, electricidad e iluminación, todos productos que no se fabrican en la Argentina.

El empresario cordobés dijo en declaraciones radiales que en estas reuniones se iniciaron procesos de diálogo con proveedores que van a durar entre dos y tres meses para fidelizar la relación de confianza que luego dará inicio a las operaciones comerciales.

Representantes de la empresa mendocina Bianco & Nero iniciaron también contactos para intentar comercializar productos y franquicias al gigantesco mercado indio luego de la concretada expansión a Lima, Perú.






Comentarios