El actual diputado propuso un esquema de tarifas planas para la clase media y baja y los sectores productivos y los clubes de barrio, y el exfuncionario lo cuestionó al afirmar que la electricidad "no es un derecho humano".


El drama de las tarifas comenzó lentamente a meterse en terreno electoral y el candidato a presidente por Red por Argentina, Felipe Solá, desafió al exministro de Energía, Juan José Aranguren, a debatir acerca del tema.

“Aranguren, como el Presidente (Mauricio Macri) se hace el distraído con estos temas te invito a que debatamos nosotros acerca de si la energía es una mercancía o un derecho humano. Poné día, hora y canal. O por Twitter. Como vos quieras. Podés traerlo a Iguacel también”, desafió el exgobernador bonaerense.

El cruce se inició porque el actual diputado propuso un esquema de tarifas planas para la clase media y baja y los sectores productivos y los clubes de barrio, y el exfuncionario lo cuestionó al afirmar que la electricidad “no es un derecho humano”.

“¿Quién va a invertir para satisfacer ese supuesto derecho humano? ¿Las empresas? Ninguna actúa por beneficencia. ¿Los Estados? Bueno, tienen que tener ingresos y para eso la población los tiene que pagar“, consideró el extitular de la cartera de Energía en declaraciones televisivas.

Tras las declaraciones que emitiera Aranguren, Solá mantuvo su posición y señaló en declaraciones a la prensa que su propuesta se fundamenta en la inclusión, dado que también prevé subidios del 100% para los electrodependientes.

El legislador le recordó a Aranguren que en octubre de 2015 aseguró al electorado que las familias necesitadas serían favorecidas con la gratuidad del servicio (con demanda de 150 kilovatios por hora al mes).

Solá insistió: “La electricidad, el gas y el agua no son mercancías. Un modelo energético es el correcto si es capaz de suministrar energía en cantidad y calidad a un precio justo, atendiendo a su vez el crecimiento de la demanda”.

“La energía eléctrica de los argentinos está en manos de desconocidos, amigos del presidente. El gobierno es el socio principal de la estafa, de esquilmar a la gente”, indicó Solá, para quien la presidencia del ENRE debe ser rotativa y renovarse cada seis meses.

Con información de la Corresponsalía Buenos Aires.






Comentarios