El delantero uruguayo de River le puso punto final a su carrera profesional por una enfermedad también conocida como infarto de cadera. Los detalles de una compleja dolencia. 


Rodrigo Mora dijo basta: a sus 31 años, y habiendo dejado una marcada huella durante su paso por River, el delantero uruguayo colgó los botines por los dolores constantes provocados por la necrosis aséptica femoral que padece desde hace tiempo atrás. 

Pero, ¿de qué se trata esta compleja enfermedad? También conocida como infarto femoral o de cadera, “es la obstrucción de una arteria que le da nutrición a la cabeza del fémur, que es el hueso más largo del cuerpo y que se articula con la cadera”, según le explicó a TN el doctor Norberto Debbag (M.N 51.320), especialista en deportología.

Al respecto de la lesión que marginó a Mora de las canchas, Debbag precisó: “Se obstruyó como lo hace una arteria del corazón y produce la necrosis cardíaca o el infarto agudo de miocardio”. Asimismo, el profesional advirtió que cuando esto sucede “no hay irrigación de sangre en la zona y el hueso se muere”.

Si bien esta patología es frecuente en las personas de entre 30 y 50 años, en los deportistas de alto rendimiento como Mora los riesgos pueden incrementarse porque las articulaciones “están acostumbradas al impacto”.

“La pérdida de la llegada de sangre a la cabeza del fémur afectará a la estructura del hueso, y si no se corrige terminará provocando una especie de hundimiento en lo que es la superficie articular y producirá un desgaste muy rápido de la articulación“, sostuvo el doctor Ricardo Bermúdez (M.N 112.237), deportólogo y traumatólogo de la Asociación Argentina de Traumatología, en diálogo con el sitio citado anteriormente. 

Según Bermúdez, los motivos que pueden provocar el infarto de fémur en la mayor parte de los pacientes pueden relacionarse directamente a los diversos traumatismos que pueden aparecer, tanto en la práctica deportiva o en el desarrollo de cualquier tipo de actividad cotidiana.

Mientras que el consumo de anabólicos en las personas que desarrollan mucha masa muscular o de esteroides también pueden estar relacionados, en 1 de cada 4 pacientes la causal suele ser desconocida.

En el caso puntual de Mora, cabe recordar que todo comenzó en mayo de 2017, El atacante uruguayo empezó con un dolor de espalda y, tras sesiones de kinesiología y horas de rehabilitación, pudo volver a ser parte del plantel.

Rodrigo Mora (d) levanta la Copa Libertadores junto a sus compañeros de River. Fue el último trofeo conseguido con el club de Núñez antes de oficializar su retiro del fútbol. (Photo by Gabriel BOUYS / AFP)

La lesión que padeció fue una “sinovitis de cadera derecha”, según el parte del club. Sin embargo, este diagnóstico derivó en una necrosis que provocó su ingreso al quirófano para ser operado. A pesar de que luchó contra las adversidades y hasta se dio el gusto de volver a levantar una Copa Libertadores, “Morita” nunca se reencontró con su nivel y este domingo decidió dar un paso al costado. 






Comentarios