El ritmo de ajuste de la banda cambiaria será más bajo que el del año pasado por las expectativas de menor inflación.


En diciembre, el Banco Central definió los límites que tendrá la banda cambiaria durante el primer trimestre de 2019: entre $ 37,86 y $ 48,99 al final de enero; $ 38,61 y $ 49,97 a fin de febrero; y $ 39,39 y $ 50,97 al terminar marzo. Además, este año las bandas de flotación se actualizarán trimestralmente a un 2% mensual (antes era un 3%), por debajo de las estimaciones de inflación del 2,4% de las consultoras en el Relevamiento de Expectativas del Mercado (REM) del Banco Central.

“El menor ritmo de ajuste tiene que ver con una desaceleración de la inflación esperada por el mercado y el Banco Central. La idea es que la banda sea una referencia para no atrasar el tipo de cambio”, aseguró a Clarín el director de MB Inversiones, Diego Martínez Burzaco.

Al igual que el año pasado, si el dólar alcanza el techo de la banda, el Banco Central venderá divisas por hasta US$ 150 millones diarios (aunque ya adelantó que lo hará por hasta US$ 50 millones), según lo establecido en el acuerdo con el FMI. En cambio, si el dólar está por debajo del piso, el Central podrá comprar divisas, aunque para eso debería inyectar pesos e ir en contra del objetivo de “base monetaria cero” proyectado hasta junio.

Si bien algunos analistas creen que en 2019, al igual que el año pasado, el dólar debería tender a estar cerca del piso, las elecciones podrían cambiar esto. “En este año electoral seguramente habrá dolarización de portafolios, pero también habrá un contrapeso por el ingreso de dólares del campo y los desembolsos previstos por el FMI”, concluyó Martínez Burzaco.






Comentarios