La presunción surge de la decisión que tomó ayer el fiscal ante la Cámara Federal Germán Moldes.


Seguramente el poderoso empresario Paolo Rocca no irá a la cárcel con prisión preventiva en “la causa de los cuadernos” por el presunto pago de sobornos por contratos de obras pública durante los gobiernos kirchneristas.

La presunción surge de la decisión que tomó ayer el fiscal ante la Cámara Federal Germán Moldes de desistir del pedido de prisión preventiva para Rocca que habían hecho los fiscales federales Carlos Stornelli y Carlos Rívolo al apelar ante ese tribunal de alzada los dictámenes que adoptó el juez a cargo de la investigación Claudio Bonadio.

El magistrado que instruye la causa por presunta asociación ilícita en base a copias de cuadernos presuntamente escritos por el chofer Oscar Centeno había decidido procesar al titular del grupo Techint, pero sin dictarle la prisión preventiva, como lo había hecho en el caso de otros empresarios y de la ex presidenta Cristina Fernández y de otros ex funcionarios kirchneristas.

En su dictamen, Moldes sostuvo que no existen “riesgos procesales” que justifican la prisión preventiva de Rocca. Igual consideración hizo respecto del ex jefe de Gabinete kirchnerista Juan Manuel Abal Medina por entender que los dos cumplen con la “sujeción al proceso”.

Consideraciones similares formuló Moldes en beneficio del ex secretario de Abal Medina, Martín Larraburu, como de los empresarios Alberto Padoan y Rubén Aranda, para quienes también los fiscales habían pedido prisión preventiva.

Paolo Rocca (crédito: Federico López Claro)

A partir del pronunciamiento de Moldes en su condición de fiscal de Cámara, es más que probable que los camaristas de la Sala 1 porteña Pablo Bertuzzi y Leopoldo Bruglia desistan de aprobar la prisión preventiva para Rocca, el empresario más rico de la Argentina.

Paolo Rocca (crédito: BLOOMBERG)

La semana pasada los camaristas de la Sala 1 había confirmado el procesamiento con prisión preventiva de la ex Presidenta y hoy senadora como presunta jefa de la presunta asociación ilícita y le puso un embargo de 1.500 millones de pesos.

También hizo lo mismo, entre otros ex funcionarios, con el exministro de Planificación Federal Julio De Vido, con prisión preventiva en la cárcel de Marcos Paz En su pronunciamiento que involucró a unas 50 personas los camaristas beneficiaron en su casi totalidad a los empresarios procesados: en vez de confirmar la decisión de Bonadio de hacerlo por el presunto delito de integrante de la supuesta asociación ilícita, lo hizo por el menos grave de pago de coimas.

Con relación a esa causa, el fiscal Stornelli dijo hoy que “hay más arrepentidos”. En declaraciones periodísticas, aseguró: “Sí, hay más arrepentidos. Todavía no se conocen. Con la gente que se ha acercado a colaborar se generó un círculo virtuoso de comprender lo importante que era hacer un aporte”.

También dijo: “Hay mucho (fondos) detectado. Alguno generó la falsa fantasía de la cueva o del cofre del tesoro que debería estar y no estaba, festejan que los pozos estaban vacíos… La verdad que hay mucho detectado”.






Comentarios