El volante ingresó desde el banco y en 20 minutos anotó dos goles en su despedida del Millonario.


“El Pity Martínez, que loco que está”… dice uno de los grandes hits de los hinchas de River, que ya empiezan a extrañar a Gonzalo Martínez, que supo remontar un mal comienzo y terminó transformándose en un referente del plantel, gracias a sus goles importantes y sobre todo los que marcó en los superclásicos frente a Boca.

Confirmada su transferencia al Atlanta United, de la Major League Soccer estadounidense, el volante tuvo una despedida inolvidable en la goleada del Millonario ante Kashima Antlers, que le permitió quedar tercero en el Mundial de Clubes.. Tan solo 20 minutos le bastaron para marcar dos golazos y asegurar el triunfo de los dirigidos por Marcelo Gallardo.

El primer tanto llegó tras una gran habilitación del juvenil Julián Álvarez, que mostró un interesante nivel, y allí el mediocampista venció al arquero rival con un fortísimo disparo al ángulo izquierdo.

La segunda conquista fue sobre el final, con la historia sentenciada, y Martínez sacó a relucir su calidad, con una vaselina preciosa por sobre el cuerpo del portero,en lo que fue su última locura en este ciclo en el Millonario.




Comentarios