El pedido de dentención del CEO del Grupo Techint, Paolo Rocca, hizo temblar a los mercados.


La tasa de interés sigue en una pendiente de descenso y este miércoles perforó el piso de 60% por primera vez en 98 días cuando el Banco Central licitó sus Letras de Liquidez (Leliq) al 59,1%, mientras el dólar subió, pero en los márgenes esperados.

La de este miércoles fue una jornada financiera y bursátil marcada por una cierta calma hasta el mediodía, debido al feriado en Wall Street –que domina el ritmo de las operaciones globales- por el fallecimiento del ex presidente estadounidense George W. H. Bush.

Pero la impronta argentina se hizo sentir cuando a las 12:32 se conoció una noticia que cayó como una bomba en la Bolsa de Comercio porteña: el pedido de detención del CEO del poderoso Grupo Techint, Paolo Rocca.

Los papeles de la metalúrgica multinacional Tenaris cayeron 3,19% y los de Ternium bajaron 3,70%. Esto arrastró el Merval 0,56% a la baja. Y los operadores bursátiles consultados por este diario auguraban que hoy los papeles de estas compañías del Grupo Techint anoten descensos en la Bolsa de Nueva York.

Eduardo Fernández, analista de Rava Bursátil, explicó que también después de cuatro ruedas de alzas, ayer influyó “una sana toma de ganancias”. No obstante, el monto operado en acciones locales llego a tan solo $ 295 millones, un 50% menos que en la rueda previa.

La noticia que causó cierta pavura en el recinto de la Bolsa porteña fue que los fiscales Carlos Rívolo y Carlos Stornelli pidieron la detención de Rocca, quien está procesado por asociación ilícita en la denominada “causa de los cuadernos de la corrupción”.

La tasa y el dólar

La aspiradora puesta en marcha por el Banco Central el 1 de octubre sigue en pleno funcionamiento. Sólo este miércoles aspiró 36.965 millones de pesos y logró que el mercado convalide una baja de 90 puntos básicos en la tasa de interés.

La tasa perforó el piso en la licitación de Leliq realizada a las 14:15, apenas cinco horas después de que el Comité de Política Monetaria del Central resolviera eliminar el piso del 60% con el que se había comprometido ante el Fondo Monetario Internacional.

Es así que la tasa rompió un nivel que había cruzado 98 días atrás, cuando el 30 de agosto el entonces presidente del Banco Central, Luis Caputo, la llevó al 60% como herramienta de emergencia para frenar una nueva corrida contra el peso.

Esta situación llevó a la cotización del dólar unos 36 centavos arriba, al alcanzar los 38,68 pesos para la venta en las ventanillas de los bancos porteños. En el mercado mayorista, en tanto, el tipo de cambio cerró en 37,45%, apenas cinco centavos más que en la rueda previa.

En un contexto de caída de las expectativas de inflación por la desaceleración de precios detectada por el Relevamiento de Expectativas de Mercados, el Central definió los límites de la zona de no intervención cambiaria que guiará su accionar durante el primer trimestre del 2019.

Usando como referencia los límites vigentes al 31 de diciembre del 2018 (37,117 y 48,034, respectivamente), los límites de la zona de no intervención se actualizarán diariamente a una tasa mensual del 2% entre el 1 de enero y el 31 de marzo del 2019.

Con esos parámetros, el tipo de cambio mayorista podría llegar a los 44 pesos de piso el último día de marzo de 2019 y 50,97 pesos de techo. Si se sale de esos parámetros, el Central comprará o venderá divisas para reencarrilar la situación.

Esto es una novedad, dado que la banda de no intervención cambiaria se venía actualizando a un ritmo del 3% mensual. Las autoridades prevén de esa manera que el dólar podría tener menor volatilidad –respecto de los últimos meses- y subirá a marcha más lenta.

El economista Ramiro Castiñeira elogió que la autoridad monetaria esté “apagando casi todos los motores de creación de dinero”: no financia al fisco; no compra dólares y si lo hace será simbólico (máximo 50 millones diarios); y quitó el piso de tasa 60%, necesario empezar a desactivar los altos rendimientos de las intereses de Leliq que operan los bancos.

Con el anuncio de este miércoles, el Banco Central dio precisiones adicionales acerca del funcionamiento del esquema monetario en los próximos meses con el objetivo de dar “mayor previsibilidad” sobre sus acciones en materia de manejo de agregados monetarios e intervención cambiaria.

En octubre y noviembre, sobrecumplió el objetivo de Base Monetaria (BM). Los promedios mensuales de la BM fueron $19.000 y $15.000 millones menores, respectivamente, a la meta de $1,27 billones.






Comentarios