Las autoridades dispusieron 1.300 efectivos y numerosas medidas de prevención para evitar desmanes en el primer Superclásico copero.


A tan solo tres días de que se dispute el Boca-River por la ida de la final de la Copa Libertadores, este martes se definió el megaoperativo que dispusieron, en conjunto, el Ministerio de Justicia y Seguridad porteño, autoridades de la Nación, la Ciudad, Boca, River y la propia Conmebol.

Para garantizar la seguridad de todos antes, durante y después del primer Superclásico copero, las autoridades de turno confirmaron 1.300 efectivos policiales que estarán ubicados en distintos puntos estratégicos de la Capital Federal. 

Asimismo, también formarán parte del dispositivo 200 integrantes del programa Tribuna Segura que tendrán la función de detectar hinchas con derecho de admisión o pedido de captura en La Bombonera. 

“Que no se acerquen a la cancha porque va a ser imposible el acceso sin tickets verdaderos”, señaló al respecto el subsecretario de Seguridad Ciudadana, Juan Pablo Sassano.

En total son 250 los barras de Boca que tienen prohibido el ingreso al estadio, entre quienes aparecen los dos líderes, Rafael Di Zeo y Mauro Martín.

EFE/Juan Ignacio Roncoroni

Mientras que el operativo arrancará a primera hora del sábado, las puertas de La Bombonera abrirán a las 13, cuatro horas antes del inicio del encuentro. Esto es una hora antes de lo habitual, con el objetivo de que el público pueda llegar con tiempo a sus respectivas ubicaciones. 

Además del barrio de La Boca, se reforzará la zona del Monumental, donde pasará el plantel de River a almorzar y disfrutar del tradicional banderazo que organiza la Subcomisión del Hincha del club de Núñez antes de cada partido de visitante donde no puede asistir la parcialidad millonaria. 






Comentarios