Finalmente, el costo lo absorberán las empresas y el Estado, en un plan de pago hasta 2021.


En plena controversia por el cargo extra en el gas, el Gobierno decidió dar marcha atrás con la medida que iba a compensar a las empresas distribuidoras por la devaluación. Este aumento había sido determinado por la Secretaría de Energía liderada por Javier Iguacel, a través de una resolución que se dio a conocer el viernes.

Finalmente, el Estado y las empresas serán quienes se hagan cargo de ese monto extra, que en las tarifas del servicio iba a ser de 10 mil millones de pesos. El monto será abonado en cuotas hasta 2021, por lo que no se verían afectadas las previsiones presupuestarias y el déficit cero para 2019 que el macrismo había pactado con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Esta fue la propuesta que la UCR le había hecho al Ejecutivo, y que finalmente fue admitida por la Casa Rosada. El ministro del Interior Rogelio Frigerio les comunicó la noticia a senadores y diputados en una reunión.

La medida había generado polémica y la reacción de diversos sectores, e incluso los diputados de la oposición habían llamado a una sesión especial para tratar de anular la suba.




Comentarios