El defensor que lesionó a Esteban Andrada en la ida casi lastima a Agustín Rossi en dos ocasiones. Después vio la roja por un golpe a Pavón.


Dedé podría no haber jugado el partido de vuelta ante Boca en el Mineirao pero la Conmebol lo habilitó por considerar que no tuvo intención de lesionar al arquero Esteban Andrada en la ida.

Sin embargo, el defensor de Cruzeiro fue protagonista de tres jugadas polémicas y peligrosas.

(EFE/Paulo Fonseca)

En la primera, antes del cierre del primer tiempo, estuvo cerca de embestir a Agustín Rossi y por eso anularon el gol de Hernán Barcos.

Como si fuera poco, al comienzo del complemento fue de lleno a embestir nuevamente a Rossi. Esta vez chocó y dejó golpeado al arquero de Boca.

Para terminar con una noche para el olvido, golpeó a Cristian Pavón y, una vez más, vio la roja. 




Comentarios