Sin pelos en la lengua, la diputada arremetió  contra el ministro de Justicia luego de que éste haya afirmado que "no es bueno que un expresidente sea detenido".


Ni lerda ni perezosa, la diputada Elisa Carrió se hizo eco de los recientes dichos de Germán Garavano, ministro de Justicia de la Nación, sobre las prisiones preventivas para expresidentes y lo criticó públicamente. 

“Estos dichos de Garavano son una vergüenza para la República y la división de poderes. Puede estar emparentado también con la impunidad de Menem en la Cámara de Casación. Si esto es así es pasible de juicio político”, escribió la líder de la Coalición Cívica en sus perfiles de Facebook y Twitter.

Con la mención del expresidente Menem, Carrió también deslizó que la justicia de segunda instancia podría fallar próximamente en la causa que investiga la venta ilegal de armas a Ecuador y Croacia a comienzos de la década del 90.

La disconformidad de Carrió con Garavano fue provocada por él había afirmado que existe “uso errático y excesivo de la prisión preventiva”, la cual entendió que “nunca es una buena herramienta”.

EFE/David Fernández

Días atrás, la legisladora de Cambiemos declaró en TN Central ​que “con las pruebas que hay, Cristina va a terminar presa” y subrayó que la última corrida cambiaria estuvo vinculada a sectores involucrados con la causa de los cuadernos de las coimas.




Comentarios