Hilda Horovitz rompió el silencio en "Periodismo Para Todos" y dio más detalles de su declaración y contó cómo encontró las anotaciones de su expareja.


Hilda Horovitz se transformó en un testigo clave en la causa por supuestos pagos de coimas durante el gobierno kirchnerista y este domingo, en diálogo con “Periodismo Para Todos”, dio detalles de por qué decidió revelar las anotaciones que hacía Oscar Centeno, su exesposo, en los famosos cuadernos.

“Los cuadernos estaban en mi placard”, reconoció Hilda Horovitz, la ex de Oscar Centeno.

“No sé si fue por la bronca acumulada, porque Centeno me trató mal durante mucho tiempo o por la acumulación de agresiones. Pero yo sentí que hasta acá había llegado y exploté yendo a Tribunales”, explicó Horovitz ante la atenta mirada de Jorge Lanata

Las declaraciones de Horovitz fueron determinantes para que el juez Claudio Bonadío, junto al fiscal Carlos Stornelli, labren actas de detención con el objetivo de capturar a los sospechosos que son investigados por integrar una supuesta red de corrupción que quedó detallada en ocho cuadernos del remisero de Roberto Baratta.

“Centeno no solo era el chofer de Baratta, sino que eran amigos”, aseguró Horovitz durante el reportaje emitido este domingo por El Trece. Acto seguido, sacó a la luz el motivo por el que Centeno llevaba escrito el seguimiento detallado de todo el dinero que transportaba, proveniente de sobornos de la obra pública y el sector energético. “Yo escribo todo esto para que el día de mañana, si pasa algo y Roberto (Baratta) no me quiere dar trabajo, le digo que muestro todo”, le habría dicho Centeno a su exmujer tiempo atrás. 

Los escritos de Centeno. (Crédito: La Nación)

Asimismo, Horovitz admitió que se enteró de la existencia de los cuadernos un día que vio a Centeno enojado porque solo le daban “migajas” del dinero que trasladaba

“Él sí tenía contacto porque iban a jugar al fútbol. Y se que a Cristina (Kirchner) la vio varias veces en jogging, despeinada y de mal humor”, afirmó Horovitz cuando fue consultada sobre la relación de Centeno con Néstor Kirchner.

Oscar Centeno

Respecto a los manejos económicos de su exmarido, Horovitz detalló que él tenía una remisería en paralelo pero que los autos -todos 0Km- estaban a nombre de terceros. “Tenía testaferros. Yo era una y su abogado también”, subrayó.

Horovitz narró que encontró los cuadernos en su placard mientras estaba revisando el mueble y, a pesar de que le llamó la atención que tenía fechas y horas, no los leyó. 

/ AFP PHOTO / Ignacio JULIANO /

El matrimonio de Horovitz con Centeno no terminó en buenos términos debido a que, según explicó ella, el remisero era violento cuando se emborrachaba.

Como Horovitz era desempleada, Baratta le consiguió un trabajo en Yacimientos Carboníferos de Río Turbio, como recepcionista, durante la recta final de la relación con Centeno. Pero cuando el mandato de Cristina terminó, la trasladaron al entonces Ministerio de Minería y Energía.

Ya separada de Centeno, Baratta le consiguió a Horovitz un departamento en Ezeiza. Sin embargo, después de varios meses de vivir allí la mujer le exigió a su expareja que le comprara una o que sino iba contar todo lo que sabía.

Roberto Baratta

“Es verdad que yo le mandaba mensajes a él y a Roberto. Al final, mi ex me compró uno y me hizo firmar que yo le presté 40 mil dólares y que él me los devolvía con la propiedad”, aclaró.

Si bien Horovitz admitió no tener miedo porque dijo toda la verdad, ella no tiene esperanzas que la causa llegue a buen puerto: “Esto es del momento, después se va a calmar. Alguno quedará detenido, pero no creo que haya Justicia”.





Comentarios