Allan Williams falleció a los 86 años. Su aporte fue muy importante al comienzo de la historia de la banda. 


“Yo no me involucraría con esos muchachos, tené cuidado”, fue la advertencia de Allan Williams a Brian Epstein, flamante manager de Los Beatles, en 1961. Habían pasado solo tres años desde que Williams regenteaba los asuntos comerciales de la banda. En principio, contratándolos para su club, el Jacaranda de Liverpool y armando una gira por Escocia. Luego, ayudándolos a en su travesía en Hamburgo, donde el grupo vivió una temporada intensa de shows diarios de más de nueve horas.

Pero un desacuerdo por la comisión que le correspondía a Williams fracturó la relación entre el empresario y Los Beatles. Lo que ocurrió luego, es conocido por todos: John Lennon, Paul McCartney, George Harrison y Ringo Starr se volvieron universales. Y Williams quedó en la historia como el hombre que “regaló” a los Beatles por 9 libras (menos de 300 euros de hoy).  

Williams cayó en una profunda depresión:  “Nadie podría haber adivinado que los Beatles se volverían tan famosos. En ese momento había unos 300 grupos en Liverpool que eran tan buenos o mejores que los Beatles. Y ni siquiera recuperé mis 9 libras”, recordó en su momento. Recién pudo hacer las paces con su pasado al final de su vida: “Ya no siento arrepentimiento. Estoy agradecido de haber estado allí en los 60, al principio de todo”.

Hoy el Jacarandá confirmó la muerte del empresario de 82 años. Rápidamente, el Cavern se sumó a los homenajes. Y Mark Lewisohn​, autor de la monumental obra “Las sesiones de grabación de los Beatles”, fue categórico: “Sin Allam Williams no hubiera existido Hamburgo. Y sin Hamburgo, no hubiera existido los Beatles”.  

 


En esta nota:

Los Beatles



Comentarios