El Ciclón no ganaba hace cuatro fechas. Por su parte, el Aurinegro quedó muy complicado con el descenso.


San Lorenzo derrotó este sábado a la tarde a Olimpo de Bahía Blanca por 2 a 0, por la vigésima fecha de la Superliga, y volvió a la victoria tras una derrota y dos empates seguidos.

Nahuel Barrios (6m.ST) y Nicolás Blandi (22m.ST) marcaron los goles del partido jugado en el Nuevo Gasómetro, y arbitrado por Nicolás Lamolina.

En el inicio del primer tiempo presionó San Lorenzo, con el buen trabajo de Gabriel Rojas y Nicolás Reniero, y así encontró espacios por la derecha y por el medio.

En la primera de riesgo Rojas desbordó por derecha y el centro al área grande fue conectado en forma débil por Nicolás Blandi de cabeza y Guido Villar contuvo sin problemas.

Poco después Villar le sacó un violento disparo a Reniero y en el rebote no pudo Blandi (la pelota la despejó Nicolás Pantaleone), y luego el arquero debutante rechazó un remate de afuera del área de Romagnoli.

Pasado el cuarto de hora pudo reaccionar Olimpo, que intentó llegar de contragolpe por intermedio de Ezequiel Vidal, Emiliano Telechea y Luis Vila; y se acercó un un envío del propio Telechea que tapó Nicolás Navarro.

Insistió el local con un centro por derecha de Reniero que capturó Blandi con un remate que rozó la base del palo izquierdo de Villar, con un cabezazo de Fabricio Coloccini que se fue junto al poste derecho y con otro de Blandi que exigió de nuevo a Villar.

En la segunda etapa San Lorenzo tuvo la precisión en las definiciones, de la que careció en el primer tiempo, y pudo abrir el marcador luego de que Romagnoli habilitara a Reniero y este cediera a Barrios, que remató desde lejos y puso la pelota en el ángulo superior derecho del arco de Villar.

El gol tranquilizó al local, que amplió poco después por intermedio de Blandi, tras una asistencia de Reniero.

San Lorenzo, que se afirmó en los puestos de clasificación a la Copa Libertadores 2019, visitará en la próxima fecha a Lanús. Olimpo, complicado con los promedios, recibirá a Temperley.




Comentarios