El presidente de River y el entrenador de Boca se refirieron al tema que divide al fútbol argentino.


El fútbol argentino vive días tumultuosos luego de lo que fue un más que polémico arbitraje en el encuentro entre River y Godoy Cruz, que volvió a encender la mecha: ¿Influye el poder político a favor de Boca en la Superliga?

Creo que hay un absurdo que está ocurriendo, un disparate, el de implicar al presidente de la Nación como si algo tuviera que ver con el fútbol“, expresó en rueda de prensa el presidente del Millonario, Rodolfo D’Onofrio, haciendo referencia a los insultos que se escucharon contra Mauricio Macri en el Monumental.

Es cierto que es hincha de Boca y fue presidente de Boca, pero es el presidente de la Nación, tiene problemas más serios e importantes. Podría tener pasión como cualquiera de nosotros, pero no tiene nada que ver. Este absurdo tenemos que terminarlo”, continuó.

Luego agregó: “Los argentinos necesitamos estar más unidos que nunca. El fútbol nos tiene que unir. Cualquier cosa que hablemos o discutamos, jamás va a estar referido a pensar que el presidente de la Nación tiene algo que ver con la decisión de un árbitro o cualquier otro tema por el estilo. Hay problemas más importantes”.

El mandamás riverplatense aprovechó, de paso, para dejar un mensaje con respecto a la Supercopa Argentina, que se disputará el 14 de marzo en Mendoza. “Queremos que el 14 sea una fiesta. Como la Champions. Que no sea una guerra. Es un partido de fútbol, hay pasión pero de ninguna manera hay una pelea, una guerra”, concluyó.

Casi en simultáneo a las palabras de D’Onofrio, en la vereda de enfrente daba otra conferencia el entrenador de Boca, Guillermo Barros Schelotto, quien mostró diferencias con respecto a las quejas de Marcelo Gallardo y Marcelo Tinelli. 

“Respecto a las declaraciones que han hecho no tengo nada que decir, creo que están equivocados. La diferencia es deportiva, por eso hemos ganado el torneo anterior y estamos muy bien en éste. No estoy de acuerdo con lo que dijo Gallardo pero eso no rompe la relación de afecto que tenemos“, disparó el Mellizo.

Luego, el DT Xeneize sí coincidió con el presidente de River en bajarle el tono a la polémica: “Hay que dejar en paz a los árbitros. Durante el partido podés reclamar cosas pero cuando termina, se terminó, queda ahí. No se puede culpar al árbitro por la derrota“.





Comentarios