El conflicto está estancado y la estrategia es planchar la controversia por vía del desgaste. 


Sergio Palazzo, secretario general Asociación Bancaria, abrió este martes la posibilidad de instalar nuevas medidas de fuerza en casa de que el paro nacional bancario no logre tener éxito. La petición gremial busca llevar el incremento, por lo menos, al 19,5%, con cláusula de ajuste por inflación.

La conducción bancaria ya había rechazado la oferta del 9% de aumento salarial propuesta por las cámaras empresarias y en el marco de las paritarias. 

Si bien el paro tiene un acatamiento del 95% en todos el país, las negociaciones están en punto muerto. Por eso, una de las consignas fue por la apertura de la discusión con las entidades bancarias.

Palazzó volvió a remarcar cuáles fueron las causas que los llevó a parar. “La declaración y extensión de la medida de fuerza fue la respuesta a la decisión oficial de suspender las reuniones de la Comisión Paritaria el 30 de enero último. Además, a la aplicación de medidas extorsivas por parte de funcionarios laborales“, explicó.

El conflicto está estancado y la estrategia de la banca pública y privada es planchar la controversia por vía del desgaste. Es un objetivo concurrente con la aspiración del gobierno. Como se sabe, la oferta inicial fue del 9% y se mantuvo aún cuando la previsión inflacionaria posterior pasó de entre el 8% y el 12% al 15% actual.





Comentarios