Se trata de Octavio Frigerio, quien resaltó que su dimisión es "un tema político".


Octavio Frigerio, padre del ministro del Interior, Rogelio Frigerio, renunció este martes al directorio de YPF, y si bien aclaró que la petrolera estatal es por estatuto una empresa privada, resaltó que su dimisión es “un tema político” y que apoya la decisión del Poder Ejecutivo de que no haya parientes de los altos funcionarios en el Estado.

En una carta que hizo pública a través de las redes sociales, Frigerio difundió la renuncia que envió al presidente Mauricio Macri, aunque aclaró que ignora si su situación personal, como padre del ministro del Interior, quedará técnicamente abarcada por los alcances del decreto del Poder Ejecutivo, que se publicará mañana en el Boletín Oficial.

Según Frigerio, YPF “no integra la estructura del Estado y es estatutariamente una empresa privada. Pero obviamente no se trata de un tema técnico sino político”.

“La intención presidencial -agrega- es que no haya parientes próximos de sus ministros en cargos de relevancia y yo apoyo esa decisión, que me parece oportuna y conveniente“.

Además, sostuvo que “el gobierno necesita más que nunca ampliar su sustento político y fortalecer su imagen pública para facilitar los cambios estructurales que impulsa“, por lo que “en las circunstancias concretas de hoy, la ciudadanía va a recibir positivamente la medida anunciada”.

Octavo Frigerio aclaró que su designación, en 2016, “tuvo inobjetable legitimidad política y no implicó, en modo alguno, ni arbitrariedad, ni nepotismo ni abuso de poder”.





Comentarios