Familiares, amigos y allegados reclamaron justicia por el joven asesinado. Nahir Galarza, su exnovia, continúa detenida por el hecho.


Amigos, familiares y allegados de Fernando Pastorizzo, el joven asesinado el 29 de diciembre último en Gualeguaychú, realizaron este lunes por la noche una concentración en esa ciudad entrerriana en reclamo de justicia, al cumplirse un mes del crimen por el que está detenida su ex novia, Nahir Galarza.

El encuentro se llevó a cabo en la intersección de 25 de Mayo y Rocamora, donde el padre del joven, Gustavo Pastorizzo, familiares y amigos lo recordaron con un vídeo, música, pancartas y carteles.

“A Fernando hay que honrarlo y tenerlo en alto. Se dijeron muchas mentiras de él que no se comprobaron”, señaló Gustavo en el comienzo del acto en memoria de su hijo. Además, lo recordó como “una buena persona” y subrayó: “Creemos que se va a hacer Justicia por él”.

“Gualeguaychú de pie pidiendo Justicia por Fernando”, fue el lema de la convocatoria que comenzó cerca de las 21 en la ciudad entrerriana.

Mientras tanto, los investigadores aguardan el resultado de un peritaje que están realizados expertos en tecnología de Gendarmería Nacional al celular de Pastorizzo, ya que quieren establecer los últimos mensajes y contactos que tuvo con Galarza antes de ser asesinado.

Si bien este lunes circulaban algunos rumores acerca de que el celular del joven había sido activado tras su muerte, fuentes cercanas a la fiscal Martina Cedrés, quien estuvo el frente de la causa hasta este martes que regresó el fiscal Sergio Rondoni Caffa, aseguraron que los peritos de Gendarmería recién darán un informe a fines de esta semana o principios de la próxima.

El viernes pasado, el juez de Garantías de Gualeguaychú Mario Andrés Figueroa volvió a rechazar un pedido de la defensa para que se revoque la prisión preventiva de la joven, que seguirá alojada al menos hasta marzo en la seccional.

Paralelamente, se realizó una inspección ocular y un trabajo de planimetría en la casa de Galarza para establecer si, como declaró la imputada, es posible que si se produjo una discusión antes del crimen, ésta no haya sido escuchada por sus padres, que dormían a pocos metros.

La semana próxima está previsto que se realice el peritaje psiquiátrico a Galarza e incorporar a la causa el informe final de la autopsia, el balístico, el de los teléfonos y tomar testimonios a amigos de la víctima, tras lo cual el expediente sería elevado a juicio.






Comentarios