Pablo Silva rompió el silencio luego de que allanaran su casa.

  • Publicado por Redacción de Vía País

Todo comenzó cuando el periodista Pablo Silva se comunicó con una productora de Susana Giménez, alertándola sobre unos videos porno de Lucía Celasco, nieta de la diva.

Debido a la delicada situación, la conductora decidió llamar a su abogado, Fernando Burlando, para solucionar el problema. Según Silva, un desconocido le ofreció comprar los videos pero él no aceptó y, al final, el periodista terminó imputado por “intento de extorsión” y allanaron su casa.

Después del mal momento que le tocó vivir, Silva habló con Farándula Show y contó detalles del operativo que se llevó a cabo en su vivienda. “Me ofrecieron un video e intenté actuar de buena fe, por eso contacté a la mano derecha de Susana. Cayó un allanamiento en casa el día domingo, un día antes de irme de vacaciones, y se llevaron todo, hasta la play de los chicos. Fue una situación muy incómoda porque mi esposa está recién operada“, relató.

Y agregó: “Hubo acoso, persecución, un timbreo por todo el edificio… La del video era la nieta de Susana. Yo pedí una captura. Busqué en sus redes y me fijé cómo está actualmente. Me comentaron hasta de qué dispositivo lo sacaron. Me dio hasta pudor pasar la imagen”.

Por último, le mandó un mensaje a Susana: “Si querés comunicarte conmigo no tengo ningún problema. Yo traté de actuar de buena fe y no estoy pidiendo trabajo, plata ni nada. Si querés que esto sea menos mediático vas a tener que hablar con tu abogado, porque yo tampoco quiero que muestren mi intimidad”.





Comentarios