"No es normal que tenga tantas causas", dijo el Jefe Departamental de la Policía de Entre Ríos.


Marcelo Galarza, el padre de Nahír, dejó su arma reglamentaria sobre la heladera y luego la joven confesó que la tomó y asesinó a su exnovio Fernando Pastorizzo el 29 de diciembre en Gualeguaychú. Este hecho lo puso nuevamente en foco, ya que en el pasado había tenido problemas judiciales. Según publicó TN, el oficial llegó a juicio oral y púbico por homicidio y tiene además otro expediente por presunta apropiación de armas.

Carlos Pérez, Jefe Departamental de la Policía, sostuvo que “no es normal” que Galarza tuviera tantas causas en su contra y que todo está siendo investigado por Asuntos Internos.

Durante los próximos 30 días se determinará la sanción que le corresponde por haber descuidado su pistola 9 milímetros. Ésta podría ser de 60 días de arresto o, incluso, se le podría dar de baja de la institución.

“Hay que ver si Nahir está instruida o ha hecho prácticas de tiro”, dijo Pérez al diario El Día y aclaró que “para usar un arma 9 milímetros hay que saber hacerlo; indudablemente hay que saber utilizarla”.

Los antecedentes de Marcelo Galarza

En 1998, mató de un escopetazo a Claudio Cañete, que estaba acusado de vender drogas en la ciudad de Concordia. Por este hecho fue a juicio en 2004. La fiscalía pidió entonces 10 años de prisión por homicidio simple al considerar que tuvo “una reacción desmedida” al matar al supuesto narcotraficante. La Justicia, sin embargo, lo absolvió.

La otra causa sigue abierta en la actualidad y tiene que ver con el robo de armas secuestradas a cazadores, en la época en que Galarza trabajaba en la Dirección de Prevención de Delitos Rurales.




Comentarios