La ministra de Justicia, Marcela Losardo, y el secretario de Derechos Humanos, Horacio Pietragalla, tildaron a la Corte Suprema de "oportunista".


La ministra de Justicia, Marcela Losardo, y el secretario de Derechos Humanos, Horacio Pietragalla Corti, rechazaron una invitación de Carlos Rosenkrantz, presidente de la Corte Suprema, para reunirse y así agilizar los juicios de lesa humanidad.

“Nos dirigimos a Ud. respetuosamente para declinar su invitación a la próxima reunión de la Comisión para la Coordinación y Agilización de las Causas por Delitos de Lesa Humanidad”, manifestaron a través de una carta oficial.

Según afirman Losardo y Pietragalla, “no están dadas las condiciones para que este imprescindible espacio de articulación entre todas las agencias del Estado involucradas en el avance de los juicios por los crímenes de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura cívico-militar en nuestro país pueda funcionar de modo adecuado”.

Los funcionarios aseguran que, desde septiembre de 2016 -cuando se llevó a cabo la última reunión de la Comisión- la Corte tuvo “un enorme retroceso“, y afirman: “En este contexto, la repentina convocatoria a una nueva reunión por parte de la Presidencia de la Corte, tras varios meses de insistencia de los organismos de derechos humanos -que son los verdaderos faros en la lucha por la memoria, la verdad y la justicia-, no deja de resultar oportunista”.

Ministros de la Corte Suprema de Justicia. (Corte Suprema prensa)

Tal como indica Clarín, el oficialismo viene cuestionando al máximo tribunal, y particularmente a su presidente, luego de que aceptaran tratar el per saltum que involucra a los jueces apuntados por los K. Además, días atrás la diputada Vanesa Siley impulsó un pedido de juicio político contra Rosenkrantz por mal desempeño en causas de derechos humanos.

En la carta, los funcionarios aseguran que las causas que juzgan derechos de lesa humanidad “atraviesan un período de notorio estancamiento“, lo que “implica necesariamente la consolidación de la ‘impunidad biológica‘: los responsables de estos aberrantes delitos mueren sin condena; y las víctimas y familiares también fallecen sin alcanzar la justicia”.

“En este contexto, la respuesta de la Corte Suprema de Justicia de la Nación debería ser categórica. Una verdadera política de Estado no se puede basar en convocatorias oportunistas; sino en un desempeño coherente”, afirman.




Comentarios