Este jueves se estrenó en los cines argentinos "Los que aman, odian", película basada en el libro de Bioy Casares y Silvina Ocampo y protagonizada por Guillermo Francella y Luisana Lopilato 

La misma contiene una escena de carácter sexual entre ambos personajes (un médico y una joven manipuladora), la cual generó controversia en las redes sociales, debido a que los actores están asociados a sus papeles de padre-hija en el antiguo ciclo de Telefé, "Casados con hijos".

Tanto Guillermo como Luisana contaron sus sensaciones sobre el encuentro hot que compartieron en la gran pantalla. "Yo estaba nerviosa porque no sabía cómo iba a hacer", confesó Lopilato en diálogo con radio Metro, aunque aclaró: "Nos conocemos mucho con Guillermo. Cuando lo miro ya sé lo que quiere decir, él también ya me conoce y sabe. Había que mandarse en este personaje, porque si lo hacía a medias me termina complicando a mí. Me tenía que mandar y no pensar".

Luego agregó: "Yo tengo 30 años pero a veces me siento de 15. Eso es lo que me chocaba, no quería quedar como tan chica en la pantalla. Pero son cosas que existen en la realidad: historias de amor de mujeres de 30 con hombres de 60".

Francella se mostró más relajado y contestó a los dichos de Florencia Peña, quien había asociado la escena con el incesto. "Yo creo que lo que dijo Florencia obviamente debe de haber sido una broma. A los tres segundos de empezada la película jamás te podés acordar de ese universo de Pepe y Paola. Soy actor, ella es actriz, nos dieron un rol que nos atrajo y nos pareció interesante transitar. Todo ese morbo que hay detrás me parece que es una exageración", declaró el actor, en una entrevista concedida a Cadena 3.