El predio estaba tomado por unas 20 familias desde hacía dos semanas.


El titular del Sindicato de Conductores de Trenes La Fraternidad, Omar Maturano, confirmó que la jueza Sandra Arroyo Salgado ordenó “el desalojo pacífico” de los terrenos ocupados en la estación Victoria de la Línea Mitre, cuyos trenes están paralizados desde hace casi 15 días. La Policía ya desalojó la toma de tierras y los servicios ferroviarios se reanudaron desde esta mañana.

“Se realizó de forma pacífica y sin incidentes”, afirmó el presidente de Trenes Argentinos, Martín Marinucci.​

“Desde Trenes Argentinos recurrimos a la Justicia Federal como vía de solución a este problema que afectaba el funcionamiento de los trenes y la seguridad de nuestro personal desde hace 14 días”, manifestó Marinucci en Twitter.

El presidente de Trenes Argentinos, Martín Marinucci. (Twitter)

Y agregó: “Esta situación nos permitió liberar la zona de operaciones, y luego de una necesaria inspección para conocer el estado de las vías ocupadas, podremos volver a prestar el servicio de los ramales a nuestros usuarios y usuarias”.

El paro general en los ramales Retiro-Tigre y Victoria-Capilla del Señor de la Línea Mitre había comenzado el 27 de agosto último en rechazo del “incumplimiento judicial de la ley en predios federales ocupados” y en defensa de “la seguridad y la integridad física de todos los trabajadores” ferroviarios, señaló Maturano.

La toma de tierras en Victoria. (foto: Luciano Thieberger)

La protesta había sido decidida para preservar “la seguridad del material y la infraestructura” ante “los permanentes y sistemáticos hechos de inseguridad en la estación Victoria” y en defensa de “la aplicación de los protocolos” del sector.

La zona aledaña a esa estación había sido tomada hace varias semanas por personas ajenas a la empresa Trenes Argentinos, lo que impedía -según confirmó el sindicato- realizar las tareas y maniobras respectivas.

La ocupación del lugar comenzó el 23 de agosto, cuando un grupo de familias usurpó terrenos y un obrador en el predio de los talleres de Victoria.

El sector era utilizado por los ocupantes como campamento, lo que afectaba de forma directa la vía utilizada para abastecer de materiales a los servicios de los ramales Tigre y Capilla del Señor, por lo que en su momento la propia compañía denunció la situación ante la justicia federal y requirió urgentes medidas.

“En esas condiciones es imposible ofrecer servicios. Los ocupantes tomaron una de las playas de maniobra y no se pueden armar los trenes. Existe temor de que el personal arrolle a alguien”, había dicho Maturano, quien también había denunciado “la ocupación de tierras en centenares de sitios operacionales ferroviarios por políticos comunales o provinciales que tienen otros intereses”.




Comentarios