El canciller Felipe Solá se refirió al régimen de Nicolás Maduro en Venezuela y opinó que "sin dudas" se trata de "un gobierno autoritario". Con estas declaraciones, Solá se sumó a Federico Villegas, quien había expresado su "profunda preocupación" por las violaciones a los Derechos Humanos en el país caribeño.

En diálogo con Radio La Red, el canciller declaró que que el estado de derecho en Venezuela es "irregular" y que hay "una gran facilidad para meter presos políticos", aunque consideró que está "terriblemente golpeado por el precio del petróleo y por la cantidad de sanciones y bloqueos que tiene".

El oficialismo ya había criticado a Maduro la semana pasada, cuando el representante argentino ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Villegas, expresó su "profunda preocupación por la situación de los derechos humanos así como por la grave crisis política, económica y humanitaria en Venezuela".

Además, el diplomático pidió "elecciones inclusivas, transparentes y creíbles", porque "solo el orden constitucional, la democracia y el estado de derecho harán posible garantizar el pleno respeto y ejercicio de todos los derechos humanos en Venezuela".

Frente a estas declaraciones, el propio presidente Alberto Fernández tuvo que salir a aclarar que no desconoce "la legitimidad del gobierno de Venezuela".