En el sector asumen que la crisis del coronavirus modificará la demanda. "Se viene un boom del turismo interno, un boom del turismo intrarregional", apostó Ramiro Além, CEO de Invertur.


Los buenos resultados que obtuvieron algunas provincias con la rehabilitación del turismo interno tras la cuarentena contra el coronavirus se transformaron en un elemento que entusiasma a los inversores del sector porque, creen, que la recuperación la apuntalará los destinos locales y regionales.

Es una de las actividades clave para la Argentina y una de las más perjudicadas por el impacto de la pandemia. Y a pesar de las pruebas piloto que se iniciaron, aún se desconoce cuándo y cómo podrá retomar su marcha.

Sin embargo, algunos referentes del sector ya empezaron a vislumbrar cuáles serán las nuevas oportunidades. “Se viene un boom del turismo interno, un boom del turismo intrarregional. La gente va a viajar cerca”, auguró ante la consulta de este medio Ramiro Alem, CEO de Invertur.

Fotografía cedida este lunes por Iturem Iguazú que muestra a dos turistas mientras se toman una selfie en el Parque Nacional Iguazú (Argentina). La parte argentina de las Cataratas del Iguazú volvió a recibir visitantes tras cuatro meses de confinamiento en el que el Parque Nacional estuvo cerrado al público. EFE/ Iturem Iguazú

Alem, que entre 2015 y 2017 estuvo al frente del Ente de Turismo de Buenos Aires, remarcó que esa será la característica del turismo pospandemia porque, según argumentó, la reactivación de los destinos internacionales tardará al menos 2 años y porque el coronavirus también modificó los criterios de la demanda.

“Los destinos más atractivos van a ser los que estén relacionados con viajes de familia en contacto con la naturaleza. Eso es lo que va a motorizar a nuestras economías y por ahí viene la etapa de recuperación. La demanda va a resurgir y los destinos tienen una oportunidad para reconvertirse, crecer, desarrollarse y prepararse para esa demanda”, indicó.

Esa situación comenzó a evidenciarse con las experiencias de aquellas provincias que rehabilitaron el turismo local, como fue el caso de Mendoza, que logró un 90% de ocupación hotelera durante el último fin de semana largo en los destinos de Valle de Uco, Alta Montaña y Malargue.

Turismo interno, desinfección, alta montaña, zona de montaña en Luján de Cuyo Mendoza. Turismo responsable

Para argumentar la proyección, Alem explicó que el año pasado más de 9 millones de argentinos viajaron a destinos del extranjero y remarcó que esa demanda ahora se trasladará a las propuestas nacionales. “Van a consumir dentro de la Argentina a los destinos cerca de sus lugares de residencia”, dijo.

“Eso va a ser que haya una oportunidad muy grande para nuestras economías regionales. Los brasileros que viajaban anualmente al exterior hasta el 2019 eran 10.600.000. Con eso y los argentinos, hay 20 millones de personas que van a viajar dentro de sus países o van a cruzar apenas una frontera terrestre. Entonces ahí está la oportunidad de reconversión, ahí está la oportunidad”, indicó.

Incluso, Alem aseguró que en ese escenario de nueva normalidad el centro distribuidor de vuelos (hub) en Córdoba podría potenciarse “para que la gente pueda disfrutar del país sin tener que pasar por Buenos Aires”, donde actualmente se registra el epicentro del coronavirus.

“La industria del turismo es clave para la fase de recuperación que se viene, es un motor y obviamente que la nueva forma de viajar trae una oportunidad muy grande para las ciudades y los destinos de nuestras provincias”, insistió.




Comentarios