Los investigadores buscan determinar si el sujeto de 43 años sufrió un brote psicótico, ya que padece un trastorno mental por el tomaba medicación.


La Guardia Civil madrileña detuvo a un argentino de 43 años acusado de haber asesinado a su padre de varias puñaladas. El lunes por la mañana, una mujer de 80 años llamó a la Policía porque su hijo no la dejaba entrar a al casa. La mujer dijo que temía por la salud de su marido y, cuando los oficiales llegaron al domicilio, el sujeto les aseguró que su padre no estaba en el lugar.

Los agentes notaron que el sujeto de 43 años estaba muy nervioso y que en su relato había algunas contradicciones. Cuando pudieron convencerlo de que les abriera la puerta, encontraron el cuerpo sin vida del padre y luego los médicos confirmaron que la causa de la muerte había sido por varias heridas de arma blanca. 

Aunque aún se desconocen los motivos que pudieran haber generado el ataque, el hijo de la víctima quedó detenido como presunto autor del crimen. 

El parricida  tenía antecedentes violentos

El Grupo de Homicidios de la Guardia Civil de Madrid investiga cuál fue el motivo del homicidio y del ensañamiento, ya que el cadáver tenía más de una decena de puñaladas. Los agentes encontraron en la vivienda el arma del crimen.

El presunto asesino había agredido a su madre en marzo y tenía constantes disputas con ella. Los investigadores no descartan que haya sufrido un brote psicótico, ya que padece un trastorno mental por el tomaba medicación. También se investiga si era consumidor habitual de drogas, ya que tienen antecedentes penales por tenencia de drogas, además de por violencia de género.




Comentarios