"Este deseo lo tengo desde hace varios años", sostuvo la actriz.


Silvina Escudero mantiene, hace años, una relación con un hombre llamado Federico. Poco se sabe de él, ya que le gusta mantener perfil bajo: cada foto de la pareja que la bailarina comparte con sus 1,3 millones de seguidores en Instagram, lo muestra de espaldas.

Silvina Escudero y su novio Federico. (Instagram)

Es indudable que ambos están muy enamorados. También se sabe que Silvina es muy familiera, como deja entrever en cada palabra que le dedica a su hermana Vanina, su hermana o su madre.

En familia. Silvina Escudero junto a su hermana, su sobrina y su madre. (Instagram)

Pero hay un aspecto de ella que no se conocía y que reveló a través de un diálogo íntimo con Catalina Dlugi, en la radio La Once Diez: sus ganas de ser madre.

“Este deseo lo tengo desde hace varios años”, confesó la menor de las Escudero, quien además contó que realizó un tratamiento de congelamiento de óvulos.

“Hoy o en los próximos años, lo buscaría de manera natural”, aclaró la mediática, de 36 años. Pero agregó: “El reservorio ovárico lo tengo por si a los 45 quiero ser madre“.

Abriendo su corazón, señaló que aún no dio el paso por su alto nivel de exigencia e inseguridad para tomar ciertas decisiones. “Quiero estar con alguien que sea para toda la vida, necesito tener la parte económica asegurada… Es muy difícil que todos los patitos estén encasillados para que todo sea óptimo y perfecto“, relató.

Silvina advirtió que habla desde su propia experiencia y que siempre hay que consultar a un especialista. También contó que, a lo largo del proceso, conoció a mujeres que eligen ese tratamiento por motivos muy diversos.

“Los padres de muchas mujeres que han padecido cáncer o algo ginecológico congelan óvulos de sus hijas porque, en caso de que le suceda a esa persona, tiene un reservorio ovárico sin rayos previos”, ejemplificó.

Por último, se refirió a los costos del tratamiento, que no están respaldados por las obras sociales, a menos que la persona padezca una enfermedad.

“Estoy segura de que tu momento ya llegará”, remató Catalina.




Comentarios