Las medidas se deben a las declaraciones de Evo Morales sobre que "la democracia está en riesgo".


Una cadena de motines policiales en distintas ciudades incrementaba este sábado la tensión en la convulsionada Bolivia, donde el presidente Evo Morales advirtió que “la democracia está en riesgo” a causa de la acción de “grupos violentos” que pusieron en macha un “golpe de estado”.

El primer motín estalló en la tarde del viernes en Cochabamba, pero los medios bolivianos reportaron este sábado las réplicas en Sucre, Potosí, Tarija, Beni y Santa Cruz.

Un inusual movimiento de agentes de seguridad se detectó también en La Paz, aunque la naturaleza de los desplazamientos era difícil de comprender ante la falta de portavoces.

Según la agencia Europa Press, un numeroso grupo de policías bolivianos, integrantes del cordón de seguridad en la Casa Grande del Pueblo, la nueva sede de la Presidencia en La Paz, se amotinaron y abandonaron sus posiciones en las primeras de hoy.

El diario El Deber señaló en su edición online que los cordones de seguridad en los accesos a la Casa Grande del Pueblo han quedado “casi desguarnecidos” y “a merced de las movilizaciones populares” que exigen la renuncia del presidente Morales.

Los uniformados, según videos difundidos en redes sociales, pusieron la bandera de Bolivia en la fachada de la sede de la Unidad Táctica de Operaciones Policiales (UTOP), mientras otros grupos de policías participan en marchas en el centro de La Paz en contra del Gobierno, añadió Opinión.

El Gobierno boliviano aseguró que no planea desplegar operativos militares ante esta situación, que se generó en medio de denuncias de la oposición por supuestas irregularidades en los comicios que recientemente le dieron la reelección a Morales.

Hermanas y hermanos, nuestra democracia está en riesgo por el golpe de Estado que han puesto en marcha grupos violentos que atentan contra el orden constitucional. Denunciamos ante la comunidad internacional este atentado contra el Estado de Derecho”, escribió Morales en Twitter en la última hora del viernes.

“Convoco a nuestro pueblo a cuidar pacíficamente la democracia y la Cpe (Constitución Política del Estado) para preservar la paz y la vida como bienes supremos por encima de cualquier interés político. La unidad del pueblo será la garantía para el bienestar de la Patria y la paz social”, añadió.

Ante estos hechos, se sabe que al menos tres personas murieron en enfrentamientos entre afines y contrarios al presidente en disturbios desde el día después de los comicios, en los que hubo 383 heridos según la Defensoría del Pueblo de Bolivia.




Comentarios