"Seguramente volverá a la vida política porque la cárcel lo fortaleció", aseguró la expresidenta de Brasil.


La expresidenta de Brasil Dilma Rousseff consideró este viernes por la noche que la liberación del líder del Partido de los Trabajadores (PT), Luiz Inácio Lula Da Silva, “no es suficiente porque ahora hay que pelear por su inocencia”, y afirmó que “la cárcel le sirvió” al ex mandatario “para fortalecerlo”.

Estamos contentos con la liberación de Lula pero consideramos que eso no es suficiente. Ahora debemos pelear para que se declare su inocencia de las acusaciones que hay en su contra“, señaló Rousseff en declaraciones a la prensa cuando ingresaba a la reunión del Grupo Puebla que se celebra este fin de semana en Buenos Aires.

Por 6 votos a 5, la Corte Suprema de Brasil cambió la jurisprudencia sobre el cumplimiento de la condena después de la segunda instancia, y de esta manera permitió la liberación de Lula, sobre quien pesa una sentencia de 12 años por corrupción.

El ex presidente brasileño y líder opositor salió en libertad este viernes después de 580 días preso, luego de haber sido detenido el 7 de abril de 2018 para cumplir una condena de 8 años y 10 meses por corrupción, según determinó la justicia de ejecución penal de la ciudad de Curitiba, del estado sureño de Paraná.

Former Brazilian President Luiz Inacio Lula da Silva gestures after leaving the Federal Police Headquarters, where he was serving a sentence for corruption and money laundering, in Curitiba, Parana State, Brazil, on November 8, 2019. – A judge in Brazil on Friday authorized the release of ex-president Luiz Inacio Lula da Silva, after a Supreme Court ruling paved the way for thousands of convicts to be freed. (Photo by CARL DE SOUZA / AFP)

Al recuperar su libertad, Lula denunció que “sectores podridos” del Estado, la Fiscalía, la policía y el Poder Judicial han actuado para criminalizar a la izquierda, al Partido de los Trabajadores y a su propia figura.

“Lo importante de este fallo es que se respeta el principio de inocencia que es una conquista de la Constitución de Brasil. Hablé con Lula y está muy contento. Seguramente volverá a la vida política porque la cárcel lo fortaleció“, apuntó Dilma.

La ex mandataria, destituida en 2016 por un juicio político, se refirió a la figura del actual presidente de su país, Jair Bolsonaro, a quien calificó como “un hombre que no respeta la Justicia”.

“Bolsonaro tiene una visión del mundo que no es la nuestra. Cree que un tribunal se puede cerrar con dos soldados. Además está sospechado en el asesinato de Mariele Franco“, indicó sobre el jefe de Estado de Brasil que se pronunció en contra del fallo que benefició a Lula.




Comentarios