La bailarina no solo aseguró que prefirieron distanciarse, sino que contó el por qué de la ruptura.


Luego de darse a conocer en la mañana de este miércoles que Flor Vigna se separó de su coreógrafo y compañero de baile en el programa de Bailando 2019, Mati Napp, en la tarde se escuchó su palabra sobre el suceso y contó qué pasó realmente.

“La verdad es que nos pasó hace una semana. Yo lo sigo queriendo un montón y por ahora estamos laburando muy bien así, separados. Vamos a ser libres. No nos vamos a esclavizar si un día nos pasa algo y estamos caminando de la mano, o si no queremos estar juntos”, remarcó Flor en Hay que ver.

Luego agregó: “Lo complicado fue tomar la decisión. Decir ‘hay mucho cariño de por medio, ¿nos vamos a separar?’. Y después dijimos ‘sí, porque si está trayendo rispideces y fastidios, vamos a ir a un lado más profesional y tal vez más frío. Y nos ayudó y estamos laburando muy bien en este momento tan exigente del Súper Bailando”, agregó la participante de ShowMatch.

Sobre la confirmación que dio Mati en su cuenta de Twitter, la bailarina detalló: “Estábamos juntos en ese momento porque teníamos que hablar. A mí, en su momento, me habían preguntado y no estaba lista todavía como para contarlo, entonces dije que no estábamos separados. Y después hablamos y creímos que lo mejor era ser transparentes por si nos veían raros”.

No obstante, en el medio del diálogo, Flor contó el problema central de la separación fue las diferentes opiniones: “No, nuestras rispideces tenían que ver con otras cosas. Por ahí yo venía con una idea (a los ensayos del Bailando) y él con otra. También teníamos formas diferentes… No de amar, pero de hacer cosas en pareja. Tenemos muchas diferencias de opiniones”

Para terminar, Flor sostuvo que “esto era una constante elección de nosotros, no nos podíamos obligar a elegirnos. Es decir, Mati era feliz antes de conocerme a mí, no es que tiene que ser feliz sí o sí conmigo. Él puede intentar serlo conmigo, y si hay muchas diferencias, lo intentamos. Lo intentamos dos veces, tres, cuatro. Y de repente es ‘no nos vamos a obligar a ser iguales. Si yo quiero ‘esto’ y vos querés ‘eso’, es mejor ser libres en ese sentido también. Puede ser que en algún momento nos vean de vuelta con Mati, no lo sé… O puede ser que no nos vean más. No me quiero atar a nada. Pero estoy contenta de que pudimos hacerlo bien, no bajo un sufrimiento o una discusión horrible. Está bueno que podemos venir a laburar bien”.




Comentarios