La denuncia de la mamá derivó en el operativo policial donde pudieron liberarla y aprehender a su secuestrador.


La Policía liberó a una joven de 18 años que llevaba cuatro meses secuestrada a manos de un hombre de 38, tiempo en el que abusó sexualmente de ella y la golpeó.

Todo comenzó con la denuncia de la madre, que informó la desaparición de su hija luego de varios meses de ausencia en los que sospechó que su hija había escapado de la casa. La investigación recayó en la Comisaría 5 de Quilmes, que pudo dar con una pista y con la casa del secuestrador.

Allí aprehendieron al hombre y oyeron los gritos de la cautiva. Luego, la joven explicó que en esos cuatro meses su victimario la golpeó, violó en reiteradas ocasiones y la amenazaba para que no escape.

Incluso, dejó de darle de comer para debilitarla y cuando salía de la casa, cerraba las ventanas para que no pudiera pedir ayuda.

La fiscalía a cargo del caso imputó al hombre de 38 años por privación ilegítima de la libertad, lesiones y amenazas agravadas en el marco de violencia de género.




Comentarios