Habló puntualmente de una postergación de pagos para que la Argentina tenga tiempo para recuperar el crecimiento económico.


El ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, aseguró este lunes que existe “alta expectativa” en los acreedores de la Argentina por cómo se resolverán los vencimientos de la deuda, pero se mostró confiado e incluso mostró coincidencias con el Frente de Todos.

Hernán Lacunza. (crédito: Clarín)

Lacunza participó del Seminario de Finanzas realizado por el Diario Clarín en el museo porteño Malba. Allí fue entrevistado por los periodistas Fernándo González y Hernán de Goñi.

El funcionario se sentó en la misma silla que minutos antes había dejado Matías Kulfas, economista que asesora a Alberto Fernández y que suena como uno de los posibles ministros de Economía en caso de que el Frente de Todos gane las elecciones.

Matías Kulfas (crédito: Clarín)

Entre una serie de definiciones, Kulfas ratificó lo dicho por Fernández en la Fundación Mediterránea en Córdoba y aseguró que no evalúan proponer una renegociación de la deuda con quita, sino sólo con extensión de los plazos.

Kulfas habló puntualmente de una “postergación de pagos” para que la argentina tenga tiempo para recuperar el crecimiento económico y “multiplicar por dos las exportaciones”, dado que eso traerá los dólares para pagar la deuda.

Coincidencias

En la platea lo escuchó Lacunza. El funcionario reveló que fue al Malba un rato antes del horario al que lo había invitado. “Vine a escuchar al colega Matías Kulfas y sobre todo para enhebrar cuáles son las coincidencias”, afirmó.

“Me parece que aquí tenemos un enfoque en común bastante semejante respecto a hacer una propuesta de negociación amigable, no hostil, de buena voluntad, que haga más hincapié en la extensión de plazos que en una discusión distintas de los términos de las condiciones de la deuda”, sostuvo.

El ministro estuvo la semana pasada en los Estados Unidos, donde se reunió en Washington con autoridades del Fondo Monetario Internacional y con inversores financieros, acreedores individuales y fondos de inversión.

Según dijo, tuvo una “buena acogida” y notó que hay una “buena predisposición” en los acreedores de la Argentina para ver cómo se resuelve la deuda. Señaló también que existe una “alta expectativa” para ver qué propone la Argentina una vez que haya resuelto la contienda electoral.

“Nosotros entendemos que hay problema de liquidez, no tanto de solvencia. El mercado está priceando (estableciendo nuevos precios) esa situación y la incertidumbre electoral precipita un poco los tiempos”, dijo el funcionario.

Aseguró que hay “mucha incertidumbre” sobre la deuda de mediano y largo plazo y existen acreedores que quieren “cobrar todo cash”, pero aclaró que “obviamente ningún país del mundo puede enfrentar esa situación”.

Diálogo con la oposición

Lacunza evaluó que resultado de las elecciones va a permitir vislumbrar perspectivas de un programa económico en la Argentina y aclaró que, gane quien gane, el programa con el FMI continuará, por lo que el próximo desembolso llegará “antes de fin de año”.

El Banco Interamericano de Desarrollo y el Banco Mundial también van a desembolsar los créditos que tenían previstos para este año, confirmó el ministro.

En ese escenario, también se mostró esperanzado en que luego de las elecciones avance el proyecto de ley para el reperfilamiento de la deuda. Y aclaró que ya habló “con representantes de la oposición sobre esta visión de hacer una propuesta de negociación no hostil sino voluntaria y amistosa con los acreedores”.

“El proyecto introduce las cláusulas de acción colectiva para los bonos en jurisdicción local, que básicamente es un instrumento de negociación para desincentivar la aparición de holdouts, la aparición oportunista de acreedores no cooperativos”, afirmó Lacunza.

Y agregó: “Ese un mecanismo posible, puede haber otros. Entiendo que es importante que se discuta en el Congreso porque el que tiene que renegociar la deuda es la Argentina, no un partido en particular”.

Por la corresponsalía de Buenos Aires.




Comentarios