El jurado criticó a la bailarina, que volvió a la pista con nuevo compañero tras la renuncia de Cae al certamen.


Ailén Bechara volvió a la pista del Súper Bailando con nuevo bailarín tras la renuncia de Cae. La rubia lo dio todo, pero al jurado no le gustó su desempeño, y uno de ellos fue particularmente duro, y logró arrancarle unas lágrimas a la participante.

Bechara y su flamante partenaire Jitsu Díaz bailaron el Chachachá Pop, pero no lograron convencer a Aníbal Pachano. “Considero que la coreografía fue fuera de música”, comenzó diciendo.

“Pero más allá de eso”, continuó el jurado, “sos una figura del medio, o por lo menos un intento de figura del medio, y estaría bueno que te prepares, porque sos una piba joven, bonita, que tenés un lomazo y estaría bueno que tomes más clases de las que tenés que tomar. Pero te lo digo de corazón”, disparó.

Con sus palabras, la joven comenzó a lagrimear, visiblemente angustiada. “Gracias a Dios la producción me sigue llamando para estar acá y, ¿qué querés que haga?, ¿que diga que no?. ‘¿Intento de figura?’, yo no me la doy de figura de nada”, le respondió.

“Estás haciendo exactamente lo mismo que cuando bailás. Te contracturás, no escuchás. Para escuchar y aprender, tenés que decir ‘tenés razón, tengo que estudiar y prepararme‘, porque sos una figura y te lo estoy diciendo de corazón a corazón. Somos directores de teatro y sabemos lo que tenemos que decir. Si querés, tomalo. Punto para abajo”, sentenció Pachano.

La pareja de Bechara y Díaz terminó con solamente 7 puntos, y ella quiso explicar las circunstancias, al borde del llanto: “Me había aprendido una coreo con Cae, después me tuve que aprender otra en cuatro días, en este ritmo que es híper difícil y hago lo que puedo. Tomo clases, no sé qué más hacer… me tengo que matar. Ensayo sábados y domingos, no meto excusas de nada. Hago lo que puedo. Estudio y tomo clases cuando puedo, ahora estoy al horno con el tiempo”.




Comentarios