El candidato del Frente de Todos ya piensa en su gestión en Provincia, tras sacarle 17 puntos de ventaja a María Eugenia Vidal.


El candidato a gobernador bonaerense del Frente de Todos, Axel Kicillof, analiza declarar la emergencia alimentaria y educativa en la Provincia, en el caso de llegar al poder el 10 de diciembre.

Según publicó La Nación, dirigentes del entorno de Kicillof deslizaron que el candidato pondrá en marcha esa iniciativa una vez que asuma la gobernación, siempre y cuando los resultados lo acompañen como en las PASO, instancia en la que superó por más de 15 puntos a la gobernadora María Eugenia Vidal.

Axel Kicillof, junto a Alberto Fernández y Verónica Magario. (AP/Sebastian Pani).

Se trata de una medida que buscará atenuar el impacto de la inflación en la canasta básica de alimentos. Además, se dictaría junto a otras tres emergencias: educativa, sanitaria y productiva.

En materia de educación, el objetivo es reparar todas las escuelas de la Provincia en un plazo de un año. Mientras que, en relación a lo sanitario, el foco estará puesto en la inauguración de los cinco hospitales que fueron construidos durante la gestión de Cristina Fernández y que Vidal no puso en funcionamiento.

En tanto, la emergencia productiva incluirá el lanzamiento de líneas de crédito subsidiadas para el desarrollo de las Pymes y pequeños productores.

Es que de acuerdo al diagnóstico del exministro de Economía son las áreas más afectadas. Asimismo, estaría decidido a implementar una regionalización administrativa para optimizar la gestión, indicaron desde fuentes cercanas al candidato del Frente de Todos.

 Emergencia alimentaria

En primer lugar, la idea es aumentar el monto que destina en la actualidad la provincia a los comedores escolares, que es una asistencia de 27 pesos por chico por día. Se trata de la quinta parte de lo que gasta la Ciudad de Buenos Aires, según los números del Frente de Todos.

Además, habrá un programa para contener el precio de los alimentos de la canasta básica. En ese sentido, Kicillof se mostró interesado por el modelo implementado en Hurlingham, donde el intendente Juan Zabaleta aplicó el plan Canasta Popular.

Dicha iniciativa consiste en un acuerdo con los mercados locales para moderar el precios de 35 productos esenciales. También, el gobierno local se asoció con cooperativas que fabrican alimentos, y los trabajadores elaboran para sus familias y para comercializarlos a precios bajos en ferias.





Comentarios