Luego del aumento del mínimo no imponible, habrá contribuyentes que dejarán de abonar el impuesto y otros pagarán menos.


El incremento de un 20% en el mínimo no imponible a partir del cual se comienza a pagar el Impuesto a las Ganancias y de las deducciones especiales, significa que unos 2.300.000 trabajadores y jubilados tendrán un saldo a favor que cobrarán en dos cuotas en septiembre y octubre.

Según explicó el Gobierno en la Resolución General 4546/2019 de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) publicada este viernes en el Boletín Oficial, “el importe reintegrado deberá ser exteriorizado inequívocamente en los respectivos recibos de haberes, bajo el concepto ‘Beneficio Decreto 561/19′”.

Por ser un impuesto de cálculo anual, con retenciones o descuentos mensuales, algunos contribuyentes ahora pagarán un monto menor, dejarán de pagarlo o incluso recibirán un saldo a favor.

Con la última modificación, el salario bruto con el que se comienza a pagar Ganancias subrió de $46.147 a $55.376.

Por ejemplo, un soltero sin hijos que cobre sueldo bruto de $60.240 antes de esta medida, este año pagaba por Ganancias un total de $17.330. Sin embargo, con este nuevo régimen pagará $3.402.

Como desde enero hasta ahora le cobraron el monto anterior, deberán reintegrar lo descontado, que en siete meses son $8.124.




Comentarios