El argentino recibió una inolvidable muestra de cariño de sus compañeros, del público y de sus rivales en el que podría haber sido su último partido en San Antonio Spurs. 


El veterano escolta argentino Manu Ginóbili antes que dejase el campo en el cuarto partido de las finales de la Conferencia Oeste, que los San Antonio Spurs perdieron por 115-129 ante Golden Sate Warriors, recibió una despedida por parte de los aficionados del equipo tejano como si fuese el último de su brillante carrera profesional.

Poco importó que los Spurs fueran barridos 4-0 en la final de la conferencia, ya que el bahiense, que jugó 31 minutos, se llevó todas las miradas, los aplausos y las muestras de cariño. 

Sin embargo, Ginóbili, de 39 años, reiteró que no era el momento de hablar sobre su retirada, aunque por lo visto “todo parece indicar que los aficionados me ven así”, bromeó, pero para nada sus muestras de cariño iban a influir en su decisión.

“Tal vez pueden haber generado el efecto contrario”, siguió Ginóbili en tono de broma. “Lo que está claro es que es el momento para hablar de ese asunto, dado que nunca me gusta tomar decisiones cuando tienes las revoluciones a 180″.

Ginóbili, que lleva 15 temporadas con los Spurs y cuatro títulos de liga, único equipo al que ha pertenecido desde que llegó a la NBA, salió de titular por primera vez en un partido de playoffs después de haber jugador 55 seguidos como suplente y convirtió 15 puntos, segundo máximo encestador del equipo.

El entrenador de los Spurs, Gregg Popovich, reiteró que hará todo lo “posible” para convencer a Ginóbili que siga una temporada más con el equipo, dado que lo admira tanto como jugador y persona.

“Sabe lo que pienso y como apoyaré que siga con nosotros, que no se retire, pero la decisión final la debe tomar el propio Manu”, destacó Popovich. “Al margen de cual sea su decisión, el apoyo y la admiración mía dentro y fuera del campo será siempre la misma”.

“Todo eso es una realidad, pero también siento que aportó y más con un equipo como éste que las temporadas son más largas de 20 partidos más de competición de playoffs y para nada me ha afectado”, explicó Ginóbili. “De hecho en abril tenía ya un sentir bueno porque no estaba tan maltratado ni cansado”.

Ginóbili dijo que había pasado todo un mes de competición, y al margen de haber pasado cosas buenas y malas, además de la eliminación sentía que estaba bien.

“Lo que significa que mi decisión final de seguir o no para nada estará en base a mi condición física y de aportación que creo que todavía la doy sino a otras realidades de mi vida“, destacó Ginóbili. “Tal vez me guste hacer otras cosas en la vida que ahora no puedo”, sentenció.






Comentarios