Así lo aclaró el Gobierno a los ministros de Producción de las provincias. Sus exportaciones aumentarán 12 por ciento a partir de 2022 o 2023, según proyectó la gestión Macri.


Las provincias recibieron mayoritariamente con beneplácito la decisión del Gobierno nacional de participarles los términos del acuerdo de libre comercio alcanzado entre el Mercosur y la Unión Europea, como también la convocatoria a trabajar juntos y con los sectores empresarios y sindicales en la definición de “las letras chicas” del mismo.

Así quedó de manifiesto este jueves durante una reunión de casi dos horas en el quinto piso del Palacio de Hacienda en la que los ministros de Producción y Trabajo, Dante Sica, y de Relaciones Exteriores, Jorge Faurie, informaron por primera vez a ministros de 18 de las 24 provincias del país detalles del acuerdo Mercosur-UE que se firmó en Bruselas el 28 de junio pasado.

El ministro de producción y Trabajo de la República Argentina, Dante Sica, y el ministro de Relaciones Exteriores y Culto, Jorge Faurie. (EFE).

Durante la reunión, de la que por Córdoba participó el ministro de Industria, Comercio y Minería provincial, Roberto Avalle, los funcionarios nacionales dieron sólo una cifra respecto del impacto que el acuerdo de libre comercio tendrá sobre las exportaciones argentinas, sin dar detalle alguno por distrito: las ventas de las provincias a la Unión Europea se incrementarán 12% cuando el acuerdo entre en vigencia, según un comunicado difundido por Producción y Trabajo. “Dentro de dos años aproximadamente”, dijo a este diario sobre la fecha estimada de entrada en vigencia la secretaria de Comercio Exterior, Marisa Bircher.

“El acuerdo Mercosur-UE es equilibrado en términos federales y le brinda a todas las provincias argentinas la posibilidad de aumentar sus exportaciones”, afirmó Sica. “La competencia comercial se dará en materia de calidad y sabemos que las provincias están a la altura del desafío con sus productos y servicios”.

En el encuentro se dieron detalles acerca del impacto federal que tendrá el acuerdo; se repasaron las oportunidades para el desarrollo de las exportaciones e inversiones y debatieron sobre cuál es el mejor camino para trabajar en los próximos años. También, reiteraron su disposición para compartir información con los empresarios y autoridades de las provincias, para lo cual los ministros nacionales se comprometieron a realizar una agenda de trabajo conjunta entre los distintos equipos técnicos nacionales y provinciales, el sector privado y las organizaciones sindicales, para explicar y ampliar los detalles sobre la incidencia del acuerdo.

A la salida, el ministro cordobés Avalle destacó ante este diario: “Ha sido una buena reunión informativa en la que se les aseguró a las provincias un nivel de participación importante. Y las autoridades nacionales aseguraron que esto está sujeto a la aprobación legislativa”.

Tras enfatizar que Sica se comprometió a mantener un “contacto directo y permanente con las provincias y sector por sector, y a darle a las provincias un rol de consulta y de resolución a partir de lo que las propias provincias puedan llegar a proponer”. También valoró que “siempre dijimos desde Córdoba que era malo el aislamiento en que habíamos caído. Pero es importante que esto se termine de discutir fuera del contexto político actual”.

El representante del gobierno de Córdoba reconoció que “todos tenemos dudas (sobre el acuerdo) que se irán clarificando” y citó por caso “cómo vamos a lograr que haya sectores industriales que puedan participar de manera virtuosa en un acuerdo como este. Por ejemplo, si no se aclara específicamente el tema de los insumos básicos provistos por determinados sectores, va a ser difícil que pymes transformadoras de esas materias primas logren competitividad”.

Otra de las dudas surgidas en la reunión tuvo que ver con la necesidad de mejorar la macroeconomía. “Es imposible mejorar la competitividad con alta inflación y tasas del 70%”, dijo el cordobés. Puso en perspectiva, en cambio, las posibilidades que abre el acuerdo sobre todo para el sector frigorífico provincial y para la industria del software. En este caso recordó que Europa exporta 6 mil millones de euros al año e importa 600 mil millones en software.

Avalle dijo que en la reunión no se habló en detalle sobre la necesidad de reformas impositivas a nivel provincial y municipal para mejorar la competitividad en función de las oportunidades que se abren con el acuerdo. Pero enseguida consideró: “Tanto los Estados nacional como provinciales tendremos que revisar nuestras estructuras para no ser una carga negativa a la hora de sostener la competitividad. El propio acuerdo con la UE nos va a obligar a estabilizar la situación macro y a partir de allí veremos de qué manera vamos negociando con cada sector dadas sus diferentes sensibilidades”.

La mejor de las síntesis que pudo escucharse tras la reunión fue de la ministra de Producción santafesina, Alicia Ciciliani: “U ordenamos la macroeconomía en función de aprovechar el acuerdo, o primarizamos nuestra economía”.

Por la corresponsalía de Buenos Aires.






Comentarios