La baja fue muy leve, de 0,3 puntos porcentuales, pero desde abril de 2017 que no había reducción en los pronósticos de corto plazo.


Las expectativas de inflación general para el 2019 cayeron 0,3 puntos porcentuales en junio, respecto a mayo, para ubicarse así en el 40%, un hecho que ocurre por primera vez en veintiséis meses.

Desde abril de 2017 que no se observaba una retracción de la inflación para el final del año en análisis, en la comparación mes contra mes. En el medio sólo hubo tres oportunidades en el que las expectativas de inflación general se mantuvieron estables.

(Archivo)

Así se desprende del Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) revelado este martes por el Banco Central, para el que fueron encuestadas entre el 26 y el 28 de junio unas 33 consultoras locales, 14 entidades financieras de Argentina y 7 analistas extranjeros.

Si bien en mayo habían crecido las expectativas de inflación para 2019, habían caído para el período de los próximos doce meses (hasta mayo de 2020). Ahora, hubo un recorte en los dos puntos de análisis: este año y los próximos doce meses.

Los datos

El Banco Central informó que en junio la mediana de las previsiones de los analistas del mercado para los próximos doce meses se ubicó en 30 anual, es decir, 1 punto porcentual por debajo de la previsión anterior. A su vez, la inflación esperada para los próximos 24 meses es del 22,1%.

Los especialistas estiman que la inflación de junio habría sido de 2,6% mensual, es decir, 0,1 punto por debajo del relevamiento anterior. Así, la tasa de variación esperada es inferior a la registrada durante los primeros meses del año, cuando fue del 3,6% mensual promedio.

Para el segundo semestre esperan un descenso continuo de la inflación mensual hasta alcanzar 2,1% en noviembre y 2,2% en diciembre.

Para el 2019, los participantes del REM estiman la inflación general del 40%, es decir, una baja del 0,3%. La núcleo, en tanto, va a contramano: se espera 41,5%, por lo que se incrementó 1 punto en comparación con mayo.

Para 2020, la expectativa de inflación de los analistas se ubicó en 27%, es decir, 0,9 puntos más para el nivel general; y en 26% para el núcleo, por lo que subió 1,2 puntos.

Para 2021, las previsiones de inflación de los analistas del REM se elevaron a 20% anual para el nivel general de precios y a 18,9% anual para el componente núcleo (0,9 p.p. y 0,8 p.p. superiores al relevamiento previo, respectivamente).

PBI

Los analistas del REM prevén una variación del Producto Interno Bruto (PIB) real para 2019 de -1,4% (una caída de 0,1 punto con relación al -1,5% que pronosticaban en mayo) a la vez que elevaron el crecimiento previsto para 2020 a 2,2% (antes era de 2%), en tanto que sostuvieron la expectativa de expansión para 2021 en 2,5%.

Tasa

Los participantes del REM bajaron sus proyecciones sobre la tasa de interés de política monetaria. Para julio estiman una tasa promedio de LELIQ en pesos de 61,65% (-6,25 p.p. respecto del REM de mayo) y un sendero descendente hasta alcanzar 55% en diciembre de 2019 (el mismo valor de la encuesta previa).

Dólar

En lo que respecta a la proyección del tipo de cambio nominal los analistas esperan un valor promedio para julio de $44,1 por dólar (-$2,8 por dólar respecto del REM previo), con un sendero creciente hasta alcanzar un valor en diciembre de 2019 de $50,2 por dólar ($0,8 por dólar por debajo de la encuesta previa).

Déficit

Por último, los participantes proyectaron un déficit fiscal primario para 2019 de $101.400 millones ($1.400 millones adicionales de déficit, respecto del REM último) y un superávit de $130.000 millones para 2020 ($7.000 millones adicionales de superávit en relación con la encuesta previa).

Por la corresponsalía de Buenos Aires.




Comentarios