¿El candidato del Frente de Todos se hará tiempo para realizar un viaje relámpago a Curitiba, Brasil, para visitar en la cárcel al expresidente? Desde su entorno dicen que sí.


Queda poco más de un mes para las PASO y el candidato del Frente de Todos acelera el ritmo de su agenda de campaña. Alberto Fernández se reunirá con una docena de gobernadores peronistas el miércoles, mantendrá también por estos días un encuentro con el senador nacional y presidente del PJ cordobés, Carlos Caserio; además tiene previsto una cena con el reciente electo gobernador de Santa Fe, Omar Perotti, y, aunque resta confirmar, según pudo averiguar este medio, el fin de semana planea estar en Mendoza, donde lo recibirá la candidata a gobernadora, la senadora nacional Anabel Fernández Sagasti. Un interrogante surge de esta apretada agenda: ¿se hará tiempo para realizar un viaje relámpago a Curitiba, Brasil, para visitar en la cárcel al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva? Desde su entorno dicen que sí.

“La reunión con los gobernadores será este miércoles, en Buenos Aires, aunque aún no se fijó la hora”, respondió un allegado al candidato ante la consulta de este medio. En un principio, la nómina de mandatarios incluye a los reelectos Sergio Uñac (San Juan), Gustavo Bordet (Entre Ríos), Gildo Insfrán (Formosa), Juan Manzur (Tucumán) y Alberto Rodríguez Saá (San Luis); a Carlos Verna (La Pampa), Lucía Corpacci (Catamarca), Sergio Casas (La Rioja), Hugo Passalacqua (Misiones), Gerardo Zamora (Santiago del Estero) y Rosana Bertone (Tierra del Fuego). Resta saber si se suma el también gobernador reelecto en Chubut, Mariano Arcioni. Su presencia sería el aporte que hace el massismo a la “gran mesa” de los gobernadores. Tampoco está confirmada la presencia del chaqueño Domingo Peppo, quien el 29 de septiembre irá por la reelección.

En la reunión, Alberto Fernández conversará con los gobernadores las implicancias del próximo gran desafío electoral del Frente de Todos: las primarias presidenciales del 11 de agosto.

(Archivo)

También fue invitado a la reunión el santafesino Omar Perotti. Alberto Fernández, además, cenará a solas con el próximo gobernador de Santa Fe. Perotti se ha vuelto una figurita muy buscada: fue la cabeza peronista que venció a la alianza socialista/radical que gobernó la provincia en los últimos doce años. El peronismo metió en su bolsa el cuarto distrito electoral del país.

Alberto Fernández, en su estrategia hacia la Presidencia, viene privilegiando el frente provincial: El candidato de la alianza que componen el PJ, la kirchnerista Unidad Ciudadana y el Frente Renovador (que lidera Sergio Massa), ya estuvo la semana pasada con algunos de los gobernadores: visitó a Manzur en Tucumán; en el Instituto Patria, junto a su compañera de fórmula, Cristina Fernández, conversó con el pampeano Verna y su sucesor Sergio Ziliotto; también viajó a Misiones para convencer a Passalacqua de que apoye al binomio Fernández-Fernández.

(Foto: Federico López Claro)

En esta misma línea de acción se inscribe la reunión que mantendrá con el senador nacional cordobés, Carlos Caserio. Esta cita cobra importancia por distintos ángulos. Caserio fue electo sucesor del bloque Justicialista en el Senado, espacio que lideraba Miguel Angel Pichetto hasta su pase a Cambiemos, y que corría en paralelo al bloque de Cristina Fernández. Además, Caserio es presidente del peronismo cordobés. Y a diferencia del gobernador Juan Schiaretti, que manifestó cierta prescidencia en la compulsa nacional, Caserio explicitó su apoyo a los Fernández. Aquí, un par de preguntas: ¿cuántos intendentes y dirigentes del peronismo cordobés imitarán a Caserio? ¿Ese apoyo será declamativo o implicará un compromiso real en la campaña?

El fin de semana Alberto Fernández tiene previsto pisar territorio radical: Mendoza. En esa provincia, el Frente de Todos impulsa a la senadora nacional y dirigente de La Cámpora, Anabel Fernández Sagasti. El 29 de septiembre será la elección provincial. El oficialista Cambia Mendoza buscará retener para el radicalismo la gobernación.

(EFE/Fernando Bizerra Jr.)

Si la agenda lo permite, es posible que entre jueves o viernes, Alberto Fernández tenga su segundo encuentro con un expresidente sudamericano. El 31 de mayo pasado, el candidato viajó a Uruguay y allí mantuvo una reunión con José “Pepe” Mujica. “Vuelvo a encontrarme con un maestro”, dijo Alberto Fernández. Ahora su intención es continuar con esta “agenda internacional”: una entrevista con Lula, en Curitiba, en la cárcel de la Policía Federal brasileña donde cumple una condena por corrupción.

Por la corresponsalía de Buenos Aires.






Comentarios