El árbitro argentino convalidó, a través del VAR, el penal con el que Brasil abrió el camino a la goleda en Copa América. 


Sin deslumbrar, Brasil goleó a Bolivia en el partido inaugural de la Copa América, 3-0. Recién logró abrir el marcador en el segundo tiempo, con un penal que sancionó Néstor Pitana a través del VAR.

El árbitro argentino se apoyó en la tecnología para determinar que hubo mano de Adrián Jusino tras un centro de Richarlison.

La decisión fue correcta, pero llamó la atención que se escuchó claramente el diálogo de Pitana con sus colaboradores, en la transmisión televisiva. 

“Voy con mano penal, para mí no es amonestación porque es un centro. Sin tarjeta, ¿ok?”. Eso le dijo Pitana a Patricio Loustau, quien estuvo a cargo del VAR junto con sus compatriotas Fernando Rapallini y Ezequiel Brailovsky.

Falló la organización, al autorizar un micrófono en esa zona para que se escuche lo que expresó el árbitro principal. Por protocolo no está permitido que el diálogo interno entre el juez y sus auxiliares sea público.






Comentarios