Las razones presidenciales para designar al senador peronista tuvieron que ver con la ausencia por parte de la UCR de un candidato de consenso.


El presidente Mauricio Macri en persona les comunicó a los dirigentes de las fuerzas socias del PRO en Cambiemos su decisión de que el senador peronista Miguel Angel Pichetto sea su compañero de fórmula.

Durante esas comunicaciones telefónicas, Macri recibió el visto bueno a su decisión de parte de los dirigentes del radicalismo, entre ellos el presidente de la UCR y gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo, como de la titular de la Coalición Cívica-ARI, la diputada Elisa Carrió.

Según contó a Vía País una alta fuente de la Casa Rosada, antes de que se hiciera el anuncio Macri les comunicó a sus más cercanos colaboradores, entre ellos esa fuente, haberle “contado a todo el mundo” de su decisión.

Las razones presidenciales para designar al hasta ahora jefe del Bloque Justicialista en el Senado tuvieron que ver con la ausencia por parte de la UCR de un candidato de consenso, explicó la fuente, y el único que tendría esa condición, el mendocino Ernesto Sanz, había rechazado esa posible oferta.

Justamente para mañana antes del mediodía estaba prevista una reunión en la Rosada para avanzar en conversaciones sobre el vice de la que iban a participar el jefe de Gabinete, Marcos Peña; el ministro del Interior, Rogelio Frigerio y el titular nacional del PRO, Humberto Schiavoni, de un lado; y del otro Cornejo, su par jujeño Gerardo Morales y otros integrantes de la Mesa de Acción Política que designó la Convención Nacional de la UCR para negociar con el partido de gobierno.

La designación de un peronista, por otra parte, va en línea con la demanda de los radicales de ampliar la coalición electoral Cambiemos a dirigentes justicialistas, que se intensificó las últimas horas con los triunfos electorales del gobernador jujeño Gerardo Morales y de Cornejo en las Paso mendocinas.

También pesó en la decisión el hecho de que Pichetto tuvo una probada lealtad como jefe del bloque de senadores peronistas durante los doce años de gobiernos kirchneristas, incluso en la última etapa de Cristina Fernández con la que ya tenía diferencias públicas.

Macri, dijo la fuente, entiende que la lealtad es una condición clave al momento de decidir un vicepresidente en la Argentina dadas las experiencias con Carlos Chacho Alvarez en la presidencia de Fernando De la Rúa y con Julio César Cobos durante la de Cristina Fernández.

Por último, en la elección del Presidente pesó el comportamiento legislativo de Pichetto: como jefe del mayor bloque opositor fue clave para la aprobación de leyes fundamentales de Cambiemos en estos tres años y medio.

“Pichetto es garantía de que durante los próximos cuatro años se podrán realizar las reformas estructurales necesarias”, confió la fuente.






Comentarios