En la oposición consideran que los planes oficiales no van a enfriar la suba de precios. Pero en Cambiemos hay optimismo.


La inflación anual se ubicó en abril en el 55,8% pero alcanzó el 66% en los alimentos, lo que castiga con mayor contundencia a los sectores más humildes que dedican entre 70% y 100% de sus ingresos escasos sólo a cubrir necesidades básicas.

Un informe del banco de inversión JP Morgan redujo sus perspectivas para mayo del 3,4% al 3,1% a partir de los menores aumentos detectados en los alimentos en las primeras semanas. Para hablar de alivio, habrá que esperar al menos que se gatillen las paritarias.

La oposición resalta que la suba en alimentos es uno de los factores más crueles de la inflación actual. “Lo más grave son los alimentos que dan un 66% en los últimos doce meses“, dijo a este medio la economista Silvina Batakis, asesora económica del Partido Justicialista bonaerense.

Según el Indec, los alimentos aumentaron 18,7% en los primeros cuatro meses del año. Y quedaron en segundo lugar sólo por detrás de Educación, que se incrementó 22,4% en el mismo período.

Margarita Stolbizer, líder del GEN y flamante socia política de Roberto Lavagna, se quejó de que mientras el gobierno celebra “una baja ficticia con propósito electoral”, las clases media y baja son “las más perjudicadas” por aumentos en alimentos, ropa, transporte y naftas.

El debate es interminable. El senador oficialista Federico Pinedo lo ve muy distinto. “Muy importante la reversión de la tendencia en los precios, no sólo por la caída de inflación a 3,4% sino por la de alimentos a 2,5% cuando alimentos venía subiendo más que el promedio”, escribió.

Además de tener la política monetaria más restrictiva en al menos 15 años, el Gobierno ha lanzado iniciativas como el plan Precios Esenciales para contener la inflación. Son 62 productos congelados por seis meses. Pero para la oposición, esto no funcionará.

“Es una medida muy desesperada de bajar los precios a través de ese plan, que tiene muy pocos productos para una canasta básica y casi no tiene alimentos saludables. Tienen como objetivo mostrar un precio estable, pero es una decisión electoral”, dijo Batakis.

La asesora del PJ bonaerense indicó que celebrar la tenue desaceleración de la inflación “parece tremendo”, dado que los precios están navegando a un ritmo que no habían tenido en las últimas tres décadas, desde la salida de la hiperinflación a principio de los años ‘90.

Lucila De Ponti, diputada nacional por el Movimiento Evita y militante de la CTEP, “no se puede pasar por alto el enorme aumento en el rubro alimentos, que marcó 66% interanual, un enorme golpe que afecta especialmente los sectores más vulnerados de nuestro país”.

“El Gobierno creía que se iba a desacelerar si no había emisión monetaria y estamos en la emisión más baja de los últimos tiempos, con un déficit cercano a cero y sin embargo los precios vuelan por encima del 50%”, añadió Batakis.

Según agregó la ex ministra de economía bonaerense, no cree que el Gobierno vaya a poder bajar la inflación a un 2% mensual como proyecta el oficialismo para los próximos meses. “El segundo semestre suele tener más inflación, porque están los resultados de las paritarias, el pago del aguinaldo…”, dijo.






Comentarios