Ocurrió en Alta Gracia. Mientras uno conducía el móvil hacia el hospital local, el otro le realizaba maniobras de reanimación al pequeño.


En la noche de este martes en barrio General Bustos de la ciudad de Alta Gracia, el agente Franco Monje y el cabo Marcelo Ceballos lograron salvarle la vida a un bebé de tan solo un año. Mientras lo trasladaban de urgencia hacía el Hospital Arturo U. Illia, uno de ellos le realizaba maniobras de RCP.

Los policías se encontraban patrullando sobre calle Manuel Solares a la altura 700, momento en que una mujer, con un niño entre sus brazos, se acercó hasta el móvil gritando ¡mi bebé está muerto!

El pequeño se había broncoaspirado, por lo que no respiraba ni respondía a estímulos, motivo en que los efectivos no dudaron en trasladarlo al hospital local. Mientras el agente Monje conducía, en el trascurso del viaje, Ceballos le realizaba al bebé maniobras de RCP.

A las pocas cuadras de llegar al nosocomio, el cabo logró devolverle el pulso y el bebé reaccionó, donde luego pudo ser atendido por la guardia médica.

Imagen de portada ilustrativa. 




Comentarios