El 70% de la producción de 2018 se comercializó con un cambio retrasado, informaron desde la Secretaría de Fruticultura provincial.


Funcionarios de la Secretaría de Fruticultura de Río Negro y del Ministerio de Producción de la Nación se reunirán en los próximos días, en Buenos Aires, para tratar el complejo escenario de la fruticultura en el Alto Valle, que emplea a unas 50.000 personas y mueve alrededor de $10.000 millones anuales, dijeron a Télam fuentes del gobierno provincial.

A lo largo de 2018 se exportaron 400.000 toneladas de peras y manzanas, sobre una producción total de 1,1 millones de toneladas, según cifras de la industria, significativamente por debajo del promedio histórico de 1,7 millones de toneladas anuales.

El gobernador de Río Negro, Alberto Weretilneck, solicitó una reunión urgente al ministro de Producción, Dante Sica, para tratar de encontrar soluciones a los problemas que la actividad acarrea desde hace más de 15 años.

Fuentes de la provincia indicaron a Télam que, según las estadísticas de 2018, la actividad deja “rentabilidad nula” a quienes tradicionalmente han vivido de la producción de peras y manzanas explotando chacras de entre 10 y 50 hectáreas.

Según datos de la propia secretaría, los productores primarios tienen en la actualidad un costo de producción por kilo de fruta de US$ 0,26 mientras la liquidación por el mismo peso llega a US$ 0,11, es decir, que su saldo ya es negativo.

La crisis abarca también a los productores de mayor dimensión, que apuntan contra la inflación, la suba de los costos de producción y la carga impositiva. Se estima que en concepto de retenciones a las exportaciones y disminución de reintegros la industria transferirá al Estado en 2019 alrededor de $ 1.800 millones, según fuentes del sector.

Un informe elaborado por la Secretaría de Fruticultura de la provincia indicó que el 70% de la producción de 2018 se comercializó con un cambio retrasado, a lo que se sumó la inflación que afectó los costos internos de producción y con incrementos en combustibles del 70%.

Es imperiosa la toma de medidas para ayudar al sector en el plazo inmediato, así como la puesta en marcha de un programa de reformas estructurales hacia el futuro”, señaló el Gobernador rionegrino en un comunicado.

El productor primario no está ganando nada, no puede hacer frente a la suba general de costos producto de la inflación, un panorama que se complica con las retenciones, la caída de mercados internacionales, entre otros aspectos”, detalló a Télam Carlos Banacloy, secretario de Fruticultura de Río Negro.

“En el breve plazo nos reuniremos con funcionarios nacionales para discutir estos temas que ya han sido tratados en preliminarmente en anteriores encuentros. Para que la industria sobreviva hay que tomar medidas globales de alcance nacional“, agregó.

El 11 de enero el presidente Mauricio Macri se reunió con un grupo de productores durante sus vacaciones para interiorizarse de su problemática.






Comentarios