El Ministro de Seguridad señaló que la medida se debe a que muchos delitos estafa se hacen por teléfonos desde los centros penitensiarios.


A partir de enero de 2019 el uso de teléfonos celulares será restringido en la cárceles de Río Negro. El Ministerio de Seguridad de la provincia anunció que pondrá en marcha un postergado plan para que los detenidos tengan acceso muy limitado a los aparatos.

En ese sentido, el ministro Gastón Pérez Estevan, explicó a Télam que habían “comprobado que delitos de estafa por venta de automóviles y otros bienes se han realizado con celulares desde las cárceles“. Esta fue una maniobra delictiva que se incrementó en los últimos meses en la región.

“Nosotros queremos garantizar el derecho a la comunicación del detenido, pero no podemos admitir una comunicación de 24 horas utilizando redes, cámaras, datos que terminan siento una herramienta para delinquir en muchos casos”, remarcó.

La autoridades de Seguridad insistieron con que existe evidencia de que numerosos delitos se planifican y perpetran desde los establecimientos penitenciarios con la ayuda de los celulares y recordaron que ya en 2016 la dependencia habían dado a conocer un proyecto en este mismo sentido, pero hasta hoy no se puso en marcha.

A partir del año que viene los reclusos únicamente podrán tener consigo celulares por un plazo de dos horas. Los mismos no contarán con conexión a Internet y estará prohibido el uso de cualquier red social.

Los teléfonos deberán ser autorizados por los agentes penitenciarios quienes dejarán constancia del modelo de aparato y número de serie del chip. Además, se detalló que los mismos se entregarán lacrados y se prevén serios castigos para quienes intenten abrirlos.

En la provincia, pretenden que los detenidos accedan al servicio telefónico de red tal como marca la Ley de Ejecución Penal 24.660, aunque sin que el uso se extienda hacia otras plataformas comunicativas que facilitan actividades criminales a través de Internet.






Comentarios