La propuesta que era criticada por parte de la UPCN, finalmente tuvo luz verde. 


La Legislatura aprobó el proyecto para crear una sociedad anónima para la emisión de las tarjetas de compras o créditos para los empleados estatales rionegrinos. Si bien la votación fue dividida y el Frente para la Victoria planteó un cuestionamiento al sistema, considerándolo un elemento de “endeudamiento” de los agentes públicos mientras que Juntos insistió que era “una alternativa más” de consumo, el proyecto tuvo luz verde. 

Tras un extenso debate si se debía o no aprobar el proyecto, finalmente se votó porque sí se realizara y en resguardo a la idea, el presidente del bloque, Alejandro Palmieri resaltó que se trata de una “herramienta ágil” del Estado “para aportar una alternativa financiera más” a los estatales en los “tiempos difíciles actuales .

Por su parte, el Frente para la Victoria congregó varios oradores para anticipar el rechazo a la iniciativa del gobierno de Alberto Weretilneck. El mutualista Raúl Martínez criticó la falta de consultas, tras lo cual, advirtió que el Estado competirá con esas organizaciones, alertando sobre las financieras que pueden estar detrás. Alejandro Ramos Mejía habló que significará “mayor endeudamiento” para los empleados y, posteriormente, Nicolás Rochás y Marcelo Mango lo centraron en lo ideológico. El primero ligó al gobierno rionegrino con la administración nacional, a partir del voto adelantado al proyecto por parte de Ocampos de Cambiemos y Yahuar de la UCR. “Están reconociendo que son lo mismo”, insistió.

La idea ya había sido fuertemente criticada anteriormente, pero aun así se terminó aprobando. 






Comentarios