Desde la semana pasada que los alumnos no asisten al establecimiento por temor de los padres. 


La escuela N° 297 comunicó a través de sus redes sociales que las clases se encuentran suspendidas hasta nuevo aviso por estar en reparación de calefactores que presentan pérdidas de gas. 

La medida de seguridad fue tomada el miércoles pasado por un grupo de padres autoconvocados que solicitaron una inspección de Camuzzi (empresa de mantenimiento de gas), teniendo en cuenta que en la institución se presentaba un fuerte olor a gas. 

La empresa que realizó la inspección acudieron al lugar y constataron que había fuga de gas, por lo que los padres decidieron no enviar a sus hijos al colegio hasta tener solucionado el tema de las fugas. 

Según informó NoticiasNet, las autoridades del establecimiento informaron a los padres que dejaron material de estudio para todos los grados y turnos en un local de fotocopia designado y que las inscripciones a primer grado del ciclo lectivo 2019, se realizarán en la escuela Remedios de Escalada N°678 de Viedma. 




Comentarios