El establecimiento atiende a 80 pacientes al día. El establecimiento no paga honorarios desde febrero de este año.


El Centro de Rehabilitación de la Mutual Vivir tendrían problemas de funcionamiento y se teme su continuidad de prestar servicios para personas con discapacidad. Actualmente, serían unos 80 los beneficiarios que pasan por sus instalaciones de calle Guatemala, en la capital provincial.

De acuerdo con los profesionales que prestan servicios reclamaron a las autoridades de la entidad un atraso de cinco meses en honorarios. Además denunciaron que no existiría voluntad de pago al igual que se “han sentido con mal trato por parte de las autoridades” hacia quienes sostienen el servicio a los pacientes.

Este año recibieron sólo un pago del mes de febrero correspondiente a octubre de 2018. Según los médicos que trabajan allí esta situación se había repetido hace ocho años atrás cuando, por el mismo motivo, los profesionales de la salud decidieron irse de la institución. A pesar de la renuncia masiva, los responsables del centro de salud no tomaron acción alguna para evitar esa situación. Temen que pueda suceder lo mismo que en 2011.

En caso del cierre en la Mutual Vivir, los pacientes no podrían conseguir atención médica en otros centros de salud por falta de turnos disponibles en este año. Según publicó Río Negro.






Comentarios