Jennifer Aniston es, indudablemente, una de las mujeres más lindas no solo de Hollywood, sino del mundo.

Un poco alejada del mundo del espectáculo, actualmente la ex pareja de Brad Pitt enfoca su energía en hacer crecer su carrera como empresaria, dedicada mayormente a la belleza interior. Será la embajadora de la línea “Vital Proteins”, una prestigiosa marca cuyo producto estrella es el colágeno, el mismo que utiliza a menudo Aniston para mantenerse joven y radiante a sus 51 años.

Aún distanciada de las cámaras, la famosa cautiva con su frescura y naturalidad. Hace relativamente poco abrió su cuenta oficial en Instagram, donde ya superó los 35 millones de seguidores.

Cada imagen que comparte la ex actriz de “Friends” hace explotar la red social. Sus fans le demuestran su cariño y acompañamiento con millones de “me gusta” y miles de comentarios.

Su última publicación no fue la excepción. En esta oportunidad, la famosa eligió una jugada y extraña pose para sacarse una fotografía en blanco y negro.

La imagen generó revuelo en la plataforma y sorprendió a sus fans por la particular posición elástica de “Jen” frente al espejo. Con una bikini y un short de jean se fotografió recostada boca abajo entre una silla y la mesada de su baño, dándose un beso en su propio reflejo en el espejo.

“Vaya qué año. Recuerda amarte a ti mismo, un poco de amor y aguanta ahí”, escribió la mediática, quien aclaró que se trata de una foto “de archivo”.

Por supuesto, el posteo logró más de 4 millones de “likes” y recibió miles de mensajes que elogiaron su belleza y la originalidad de la foto, como así también su capacidad “acrobática” gracias a su rutina de entrenamiento físico y sus prácticas de yoga. ¿Quién se anima a imitarla?